www.enpozuelo.es
Consideraciones a tener en cuenta a la hora de limpiar el suelo
Ampliar

Consideraciones a tener en cuenta a la hora de limpiar el suelo

martes 30 de enero de 2018, 13:23h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

La limpieza del suelo en el hogar o en la oficina es una de las tareas más importantes a la hora de ejecutar un plan de higiene y aseo. Se trata de un área que puede tener un alto tránsito y que necesita mayores atenciones dependiendo del material elegido.

En los bienes inmuebles existen diversos tipos de suelo que abarcan múltiples materiales, como la madera, el mármol, porcelanato, barro, vinilo o los suelos con alfombras. Cada uno debe ser abordado de forma diferente, pues cada elemento cuenta con características específicas.

Según el material utilizado, existen cuatro sistemas para la limpieza del suelo: sistema seco, húmedo, mojado y cleaner o spray.

Cada superficie está a merced de los factores químicos y físicos que pueden deteriorar el pavimento. Es por esto que los suelos requieren cuidados especiales, según el tipo de material elegido para su fabricación.

Es conveniente que se siga un protocolo de limpieza, mantenimiento, tratamiento y conservación, independientemente del material con el que esté elaborado.

Los expertos recomiendan que, antes de empezar con la limpieza del suelo, es importante elaborar un plan de trabajo en función de las actividades a realizar.

Los sistemas mencionados son los más utilizados a la hora de limpiar los suelos de los hospitales, comunidades de propietarios, hoteles y hasta colegios.

Limpieza en seco

Este sistema se puede aplicar a todo tipo de suelos, pues incluye el uso de escobas, mopas, cepillos y aspiradoras de polvo.

Al emplear esta metodología solo se consigue eliminar la suciedad suelta. Además, es habitual que durante el proceso se levante polvo, por lo que la limpieza no se desarrolla con mucha eficiencia.

La técnica es la ideal para suelos que han sido trabajados con ceras o abrillantadores. Por lo general, su aplicación se efectúa en lugares con poco tránsito y con bajos niveles de suciedad.

Una de las desventajas que tiene este sistema es que no se elimina la suciedad que ha quedado adherida al suelo. Al emplear el cepillo, el polvo se eleva y vuelve a quedar acumulado en la misma superficie.

Fregado húmedo

La modalidad se realiza con un paño o una fregona bien escurrida. La forma más habitual de efectuar este procedimiento es empleando una mopa, que se trata de un armazón metálico cubierto por un trapo de algodón o fibra sintética.

Antes de comenzar la limpieza, la mopa debe ser humedecida con una solución que incluya una dosis de limpiador y de abrillantador.

En comparación con el sistema en seco, esta modalidad ofrece mejores resultados, ya que la mopa puede eliminar manchas y la suciedad que está adherida al suelo.

Existe una variante del sistema húmedo en la que se emplea un disolvente para obtener una limpieza más profunda. El método es ampliamente utilizado en gimnasios e instalaciones deportivas, entre otros lugares.

Para ofrecer más detalles sobre este punto, los especialistas de perfexya.com, una reconocida empresa de Limpieza de oficinas en Pozuelo de Alarcon con gran experiencia en el sector, comentan que las labores de limpieza profesional permiten el ahorro de dinero a un plazo medio.

“El empleo de los materiales adecuados supone un menor tiempo invertido en las tareas de limpieza”, afirman los expertos, que ofrecen su servicio a empresas a la hora de considerar las limpiezas integrales de todos los espacios de trabajo.

Fregado mojado

Este sistema es el más recomendado en lugares que están muy sucios y en los que el fregado húmedo no resulta suficiente. En los hogares, el método se aplica con una fregona, un cubo y un fregador para eliminar el exceso de líquido.

Con esta técnica se pueden utilizar productos químicos, como limpiadores a fondo y abrillantadores, que son los encargados de eliminar las manchas incrustadas en el suelo.

De los cuatro sistemas mencionados, este es el que obtiene resultados más higiénicos, ya que la limpieza se hace en profundidad.

Cleaner o spray

La técnica consiste en pulverizar un producto de limpieza sobre el suelo y pasar una pulidora con un disco especial para obtener los resultados deseados. Su empleo tiene dos modalidades.

La primera es la limpieza de lugares poco sucios, en los que con una única actuación se alcanzan los objetivos. La segunda va dirigida a la eliminación de marcas que han quedado sobre la capa protectora del pavimento.

En este caso, lo ideal es pulverizar el producto sobre los lugares dañados, hasta que la superficie quede seca. Una de las ventajas de este sistema es que la limpieza se ejecuta rápidamente y con poco esfuerzo físico.

La limpieza del suelo debe efectuarse según el material que se ha elegido para su decoración. Lo más importante es saber escoger los productos químicos y aplicarlos correctamente para obtener los mejores resultados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.