www.enpozuelo.es

Se acerca el verano: por qué es un peligro para los audífonos

miércoles 17 de julio de 2019, 08:00h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Se acerca el verano: por qué es un peligro para los audífonos
Ampliar
El excesivo calor y la incidencia directa de los rayos solares por descuidos a la hora de guardar el audífono en el lugar correcto, pueden derivar en daños en el chip y componentes electrónicos del audífono. Y, por supuesto, en el desgaste anticipado de la pila.

La estación del año más peligrosa para los audífonos y que mayor número de averías provoca es el verano, según alerta la Plataforma Audiológica GEA a los usuarios de estos dispositivos.

Del orden de unos ocho mil dispositivos necesitarán a lo largo de estos meses de verano y en los dos meses posteriores reparaciones de distintos tipos en función de las averías provocadas por los elementos más habituales en verano; las altas temperaturas y la humedad.

El agua es el agente más perjudicial para el audífono. Como todo dispositivo electrónicos, los daños que provoca la humedad o las gotas en el chip y en el altavoz pueden resultar graves. Son las averías más complicadas para reparar y la mayoría acaban en la compra de un nuevo audífono..

La Plataforma Audiológica GEA también hace referencia a las altas temperaturas como un motivo más a tener en cuenta en los casos de avería. El excesivo calor y la incidencia directa de los rayos solares por descuidos a la hora de guardar el audífono en el lugar correcto, pueden derivar en daños en el chip y componentes electrónicos del audífono. Y, por supuesto, en el desgaste anticipado de la pila.

La sustitución o compra de un nuevo audífono la más traumática para el bolsillo. Por ello, para evitar problemas y como medida de prevención, es necesario cuidar algunos aspectos relacionados con el mantenimiento del audífono. Desde GEA se aportan las siguientes recomendaciones;

- Evitar exponer al audífono a grandes fuentes de sol y calor, a los rayos solares y las altas temperaturas. Para ello se debe proteger y guardarlo con celo en un lugar en el que no incida directamente el sol y sin temperaturas excesivas.

- No manipular el audífono en el mar ni en la piscina, y tampoco en circunstancias que por caídas fortuitas o mala manipulación pueda terminar en el agua. Alejarlo de entornos de humedad es la mejor decisión.

- Guardar en el equipaje el kit de limpieza del audífono con el fin de mantenerlo bien cuidado en condiciones especialmente adversas.

- Portar siempre un deshumidificador para el sudor y otro tipo de humedades, específicamente diseñado para dispositivos como el audífono. Los restos de agua pueden manifestarse de muy distintas formas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios