www.enpozuelo.es

Lo que hay que saber sobre el intestino y sistema inmune

miércoles 17 de marzo de 2021, 13:13h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Lo que hay que saber sobre el intestino y sistema inmune
Ampliar
En el marco de una nueva campaña de Cantabria Labs “Hazte inmunoferoz con INMUNOFERON”, para poner a punto las defensas con un estilo de vida saludable, Andreu Prados, farmacéutico y dietista-nutricionista, descubre los motivos de por qué somos lo que comemos.

P: ¿De qué forma están relacionados nuestro sistema inmune y nuestro intestino?

R: La relación entre el intestino y sistema inmune es muy estrecha, porque en nuestro intestino delgado es donde están el 80% de nuestras defensas, los antígenos presentes en los alimentos y los posibles patógenos que comamos, entre otros. En nuestro intestino tenemos la gran fábrica de nuestro sistema inmune, es el punto de origen, por donde pasa todo lo que comemos o inhalamos.

Por eso, a nuestro intestino hay que entrenarlo muy bien desde muy temprano en la vida, para que este sistema inmune esté preparado para atacar a un virus, tolerar bien nuestra microbiota intestinal o las partículas que comemos. Es muy importante cuidarlo porque actúa como una ventana que conecta con otros sistemas inmunes de todo el cuerpo. Lo que nos pase en el intestino puede acabar repercutiendo, por ejemplo, en nuestro pulmón. Por eso, cuidar de él no solo significa cuidar la salud digestiva, sino que cuidamos de nuestros pulmones, nuestra piel y todo el organismo.

P: Siempre hemos sabido que unos buenos hábitos son fundamentales para nuestro sistema inmune, pero a lo mejor no somos conscientes de hasta qué punto la alimentación tiene un peso en este juego.

R: Totalmente, una buena alimentación es muy importante. Las células de nuestro intestino delgado no solo intervienen cuando estamos haciendo la digestión, sino que, por ejemplo, aunque estemos durmiendo siguen teniendo sus necesidades: tienen que nutrirse, crecer… ¿Y la energía y los nutrientes que necesitan de dónde lo obtienen? De los alimentos.

Además, cuando nos enfrentamos a cualquier estímulo agresor, como puede ser un resfriado o una situación de estrés, nuestras células inmunitarias aumentan su demanda de nutrientes. Por ello, la nutrición es clave tanto en gente sana, porque estas células tienen que seguir funcionando, como en los que puedan padecer cualquier tipo de agresión externa. Somos lo que comemos y todo empieza en el intestino.

P: Es conocido por todos que cuando tomamos medicación ésta afecta a nuestro intestino, ¿por qué ocurre esto?

R: Sí es verdad que existe el concepto de que los medicamentos afectan al intestino y tradicionalmente nos hemos centrado en los antibióticos, porque acaban atacando tanto a las bacterias buenas como a los patógenos. Pero, tenemos estudios muy recientes que indican que la medicación de cualquier tipo, como puede ser la metformina para la diabetes, los antipsicóticos, la medicación para la depresión o los anticonceptivos, afectan también al intestino.

Esto significa que la medicación no solo actúa sobre el desorden o enfermedad para la que el médico la prescribe, sino que a nivel de nuestra microbiota intestinal también nos está afectando. Y esto puede tener consecuencias, porque significa que tenemos que pensar no solo en el impacto que tiene para nosotros, sino en toda la microbiota alojada en nuestro intestino.

P: Entonces entendemos que, cuando el médico nos receta una medicación hay que tomarla lógicamente, pero ¿qué podemos hacer para proteger el intestino?

R: Para proteger nuestro intestino y nuestra microbiota intestinal de los efectos que tiene la medicación tenemos que, en primer lugar nutrir bien a esta pared intestinal, que es una capa de moco y de células conectadas entre sí que tapizan todo el intestino. ¿Cómo podemos nutrirla bien? Comiendo alimentos con fibras fermentables, con bacterias buenas o con los probióticos, por ejemplo. Porque la medicación lo que está haciendo es disminuir no solo a esas bacterias patógenas, sino también a esas bacterias buenas de la microbiota, debemos reforzarlas desde fuera.

Por lo tanto, la recomendación sería, por un lado, centrarnos en las fibras fermentables en lugar de la fibra en general, porque no todas sirven igual, y trabajar desde fuera administrando esas bacterias probióticas, que realmente tengan aval científico. Y, por otro lado, disminuir los factores agresores sobre el intestino. Por ejemplo, hay que evitar el alcohol, las bebidas azucaradas (mal llamadas “refrescos”) y los alimentos procesados con un alto contenido de azúcares, sal y grasas trans.

Estas serían las dos patas que sostienen el cuidado del intestino: potenciar lo que funciona, que serían las fibras fermentables y los probióticos, y disminuir lo que no funciona, que son los malos hábitos alimenticios.

INMUNOFERON, de Cantabria Labs, es un complemento alimenticio con AM3, además de Zinc y Vitamina D que son ingredientes que contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmune. Para tener a punto las defensas, INMUNOFERON con 30 años en el mercado y como líder en ventas*, recomienda y aconseja con su última campaña un estilo de vida saludable.

* Nº1 en ventas Inmunoestimulantes IMS TAM Jun 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios