www.enpozuelo.es

¿Tienes un hijo adolescente?

jueves 18 de noviembre de 2021, 13:25h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

¿Tienes un hijo adolescente?
Ampliar

El 20 de noviembre se celebra el Día Internacional del Niño. En la adolescencia, los cambios físicos, hormonales, las relaciones personales y familiares pueden generar conflicto, ansiedad o frustración. La app de meditación Petit BamBou nos da la pista para identificar y gestionar estas emociones.

La adolescencia es una etapa de altibajos emocionales y cambios físicos y hormonales. El afán por querer “ser mayor” al experimentar los primeros pasos hacia la madurez, se suma a las nuevas experiencias, la presión por encajar, los enfrentamientos familiares o la incomprensión. Permeables y especialmente sensibles a (casi) todo –lo bueno y lo que no es tanto–, los adolescentes y su situación psico-emocional han hecho saltar la alerta en la Organización Mundial de la Salud (OMS) que asegura que la mitad de los problemas de salud mental comienzan a los 14 años o antes, y que solo un 10 o 20% se diagnostican o tratan.

“Los síntomas más frecuentes son los relativos a la ansiedad y el estrés, falta de atención y depresión, así cómo dificultades en las relaciones sociales”, nos cuenta Belén Colomina, psicóloga y colaboradora de Petit BamBou. De hecho, dos de cada diez adolescentes españoles entre 10 y 19 años padecen algún problema de salud psico-emocional, el porcentaje más elevado de los 33 países europeos analizados por Unicef en un informe donde, además, remarcan que la ansiedad y la depresión son las más comunes entre los adolescentes europeos.

“Estos factores afectan de manera directa al bienestar y la calidad de vida de los más jóvenes, que muchas veces no disponen de los recursos para afrontar adversidades. Cuanto más se tarde en identificarlos más sufrimiento añadiremos en una etapa donde los cambios son grandes y bruscos y pueden evolucionar hacia problemas de mayor envergadura que limiten su sano desarrollo socio emocional”, añade la experta.

Una vida real, en la red

La Covid-19 y la sobreexposición a las plataformas sociales hace que los adolescentes hayan cambiado radicalmente la forma de relacionarse. “Es importante no olvidar que estas relaciones suelen ser superficiales y basadas en ideales, fantasías y creencias falsas”, advierte la experta. “Todo ello promueve una forma de relación virtual e inmediata, deseosa de refuerzos positivos que genera una peligrosa dependencia y adicción a las propias tecnologías. Sin embargo, en la adolescencia es imprescindible que entrenen las habilidades sociales con relaciones reales donde muchas de las estrategias de las relaciones virtuales no servirían”.

Para Belén Colomina, el principal peligro es la adicción: “por todos los refuerzos positivos que ofrecen: ser vistos y reconocidos por mucha gente, tener aceptación social, inmediatez de respuesta, sentirse aceptados por una red amplia de seguidores, etc.”. En la otra cara de la moneda vemos que también tienen consecuencias negativas como es una baja tolerancia a la frustración, ansiedad o estrés por querer estar enterados de todo durante todo el tiempo ante el miedo de “perderse algo”, ver vulnerada su intimidad, estar sometido a peligros, acosos y abusos en las redes, tales como el ciberbullying, sexting, grooming y tendencia a creer en todo lo que ven en ellas.

Hacia una vida adulta plena

No abordar los trastornos mentales de los adolescentes tiene consecuencias que se extienden hasta la edad adulta y que afectan tanto a la salud física como a la mental. Belén Colomina, autora de “La adolescencia. 7 claves para prevenir los problemas de conducta” (Ed. Amat. 2015) nos aconseja qué hacer para ayudarles a gestionar todos estos cambios:

  • Una buena comunicación padres-hijos en la que poder compartir los mundos internos.
  • Generar la confianza suficiente para que el adolescente sienta un lugar seguro para expresar sus emociones, problemas o dificultades.
  • Saber escuchar sin juzgar.
  • Educar en conductas proactivas, en flexibilidad mental, acompañar en la educación emocional y resolución de problemas.
  • Entrenar con ellos la empatía y el altruismo.
  • Habilidades sociales y relacionales, así como la asertividad.
  • Confianza y autoestima basada en fortalezas internas y no tanto por comparación.
  • Compartir experiencias positivas con ellos.

Vivir el momento (presente)

La meditación puede ayudar a los jóvenes a transitar esta etapa de cambios con una menor tensión y ansiedad y a aceptarse a si mismos, centrando sus pensamientos en el presente, el aquí y ahora. La app Petit BamBou dispone de diferentes recursos para dar los primeros pasos en la meditación de una forma lúdica y natural y, según un reciente estudio, es considerada la mejor App para niños y adolescentes(1).

Además, a través del programa gratuito para colegios Escuelas Petit BamBou más de 300 profesores en España utilizan este recurso en sus aulas. Los docentes admiten ver una mejoría notable en las diferentes variables expuestas, como la capacidad de atención, la identificación de emociones, una mejor respuesta ante el agobio o los enfados, la empatía y en términos generales el grado de bienestar en el aula.

Para concienciar a los más jóvenes la importancia de “quererse a uno mismo”, recientemente ha colaborado con el cantante de trap Dellafuente en su single Silencio (https://dellafuente.lnk.to/Silencio). En plataformas como Youtube, ya cuenta con casi 90.000 visualizaciones después de tan solo 15 días de su lanzamiento.

(1) A Review of Mindfulness-Based Apps for Children Andreia Nunes, São Luís Castro & Teresa Limpo Mindfulness volume 11, pages2089–2101 (2020).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios