www.enpozuelo.es

Una lección de vida en el CEIP Pinar Prados

jueves 26 de enero de 2012, 08:05h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Jaime ha visitado a sus Ángeles de la Guarda en Pozuelo. A los niños y niñas de 5º de Primaria que escriben cuentos para colaborar con la Fundación Isabel Gemio. Tiene 26 años y padece distrofia muscular. Desde su silla de ruedas ha impartido una lección de vida.

El CEIP Pinar Prados no está adaptado a las piernas de Jaime pero con la ayuda de unos raíles ha superado la barrera arquitectónica y ha llegado hasta el aula donde le esperaban los alumnos que este año colaboran con el programa Cuentos Escritos por Niños con Corazón y que se han solidarizado con su causa a través de la Fundación Isabel Gemio.

Quienes han escuchado a Jaime todavía se emocionan recordando sus palabras. Y las respuestas a sus preguntas. Porque su lección magistral les ha tocado el corazón. A través de un micrófono que le ayuda a propagar su voz ha explicado a los escolares, a sus profesores y a los responsables de las fundaciones implicadas en el proyecto solidario CEN con C que padece una Distrofia Muscular llamada Duchenne, una enfermedad degenerativa que hace que, poco a poco, sus músculos vayan perdiendo fuerza.

De marcianos y felicidad

Jaime ha contado a sus Ángeles de la Guarda que hasta los ocho años hacía lo que cualquier niño: jugar al fútbol y al escondite, montar en bici y nadar. También que de poder hacer todo pasó a no poder hacer nada. Lleva 17 años en una silla de ruedas y 5 con una mascarilla que le ayuda a respirar mejor.

Al principio Jaime no quería salir de casa porque le daba vergüenza pasear por la calle y que todo el mundo le mirara. Durante un año estuvo encerrado en su hogar porque se sentía como un bicho raro o un marciano. Hasta que descubrió que se estaba perdiendo la vida. "Ahora no paro quieto. Le he cogido gusto a estar fuera de casa. A pesar de tener muchos problemas siempre he sido una persona feliz siendo como soy y siempre lo seré".

El apoyo de la familia y los amigos ha sido para Jaime un pilar tan firme como su fuerza interior. Esa que ha transmitido a los chicos y chicas del CEIP Pinar Prados y que le lleva a gritar a los cuatro vientos que le gustaría que las personas valoren más la vida porque es muy bonita y no muestren rechazo a quienes tienen una discapacidad.

Isabel Gemio no ha podido acompañar a Jaime por problemas de agenda pero dos de sus colaboradoras, Estefanía y María, han hecho llegar a los docentes y alumnos de 5º de Primaria del CEIP Pinar Prados las palabras de agradecimiento de la periodista por su esfuerzo e implicación con la Fundación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios