www.enpozuelo.es

Las primeras Aleluyas sin Tomás Gabán en Pozuelo

lunes 25 de marzo de 2013, 08:47h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

De su mano salieron los dibujos sobre oficios y lugares que decoran las estampillas que vuelan cada domingo de Resurrección. De sus recuerdos, las indicaciones precisas para restaurar viejas máquinas de curtido. Ahora que se ha marchado una placa recuerda su legado.

El Ayuntamiento ha rendido un homenaje póstumo al vecino y curtidor, Dionisio Tomás Gabán, por su estrecha colaboración y labor para la recuperación de la maquinaria de curtido de Pozuelo. La alcaldesa, Paloma Adrados, ha presidido un sencillo acto en el que se ha descubierto una placa en su honor al que han asistido la viuda, los hijos y familiares del pintor de las Aleluyas.

La máquinas de curtido, que se encuentran en los jardines del Aula de Educación Ambiental junto a otras piezas históricas como la galletera o relacionadas con la huerta local, nos acercan a los oficios del pueblo convertido hoy en ciudad. Su recuperación fue posible gracias a la labor del recientemente fallecido, Dionisio Tomas Gabán, quien incluso viajó hasta Valladolid para colaborar en los trabajos de restauración. Además, dejó también grabaciones para que mayores y niños recuerden cómo se realizaba este trabajo tan importante en el desarrollo industrial de Pozuelo.

La alcaldesa, acompañada por la concejal de Medio Ambiente, Mónica García Molina, ha agradecido a los familiares la implicación de Tomás Gabán en estas tareas. Paloma Adrados ha agradecido la colaboración a los representantes del Departamento de Arqueología Urbana de la Universidad Complutense de Madrid y a los miembros de la Asociación Cultural La Poza, entre otros, por su contribución a la recuperación de las histórica piezas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios