www.enpozuelo.es

Un campeón de España en Pozuelo

martes 16 de julio de 2013, 10:37h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Acaba de ganar el Campeonato de España de Lucha de Brazos en la categoría de más de 100 kilos y unos brazos de bronce en la de zurdos de más de 85 kilos. Ahora se prepara para el del Mundo que se celebra a comienzos de septiembre en Polonia.

Yo que tú no le echaba un pulso. Eso lo saben hasta los más pequeños que le saludan por la calle y que le conocen del Día del Niño. Nino Salvatore es autodidacta pero tiene los mejores brazos de España en su categoría. A la competición de carácter nacional, disputada el pasado fin de semana en Santa Coloma de Gramanet, viajó con una decena de compañeros de la Asociación de Lucha de Brazos de Pozuelo de Alarcón como Javi Ortiz -campeón en menos de 80 kilos- que dejaron alto el pabellón con cuatro oros, cuatro platas y un bronce. Dice que los maestros del arm wrestling son de Cataluña y que están felices con los buenos resultados y la experiencia vivida. "En Barcelona nos han tratado fenomenal y aunque estamos cansados el esfuerzo ha merecido la pena".

En su caso el sprint comenzaba a comienzos de año. Quizás por aquello de la vida nueva Nino Salvatore consiguió dos patrocinadores -Bar El Chozo y Restaurante Pelé Melé- y un entrenador personal, Pablo Ortín, que le ha prohibido el alcohol y la comida basura. También ha abierto un blog -va por las 6.000 visitas- en el que comparte impresiones y responde a las consultas de aficionados españoles pero también peruanos, argentinos o chilenos bajo supervisión de amigas periodistas que ejercen de correctoras de estilo.

A por todas

El objetivo inmediato de Nino es competir en el Mundial de Polonia y quedar entre los diez primeros. Una meta que se antoja complicada a pesar de su nuevo plan de entrenamiento porque al Campeonato del Mundo van luchadores profesionales; los mejores de diferentes países en los que previamente se han disputado pruebas de clasificación a nivel nacional. Pero aún hay más: "Quiero seguir perdiendo peso -ahora estoy en 106- para poder acudir a la Copa del Mundo en la categoría de menos de 95 kilos y competir en igualdad de condiciones".

A medio plazo, el niño que se aficionó a los pulsos mirando como los echaba su abuelo napolitano, sueña con un local -se busca empresario dispuesto a cederlo- para entrenar y cuidar a la cantera de Pozuelo. Que según dice apunta maneras. Y a largo, mayor reconocimiento a nivel municipal y que la Lucha de Brazos se convierta en deporte.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios