www.enpozuelo.es

El esquí y su preparación

martes 31 de diciembre de 2019, 09:18h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El esquí y su preparación
Ampliar
Estamos en pleno temporada de ski y snowboard y para muchos es la primera ocasión para hacer algo de actividad física y, a veces, este ansiado momento nos juega malas pasadas. Desde Evolution Madrid, empresa destinada al cuidado integral de la salud y el bienestar físico y mental, nos dan algunos consejos para afrontar este momento.

Como para cualquier deporte debemos estar en forma. “Debemos estar en forma para hacer deporte y no hacer deporte para estar en forma de tal manera que nuestra musculatura sea capaz de proteger nuestras articulaciones y resistir el cansancio que provoca una actividad como esta, que es practicada durante horas", asegura Ángel Órtiz, director de Evolution Madrid.

Si bien es cierto que una gran parte de las lesiones que se producen son inevitables por la alta velocidad a la que se practica, existen muchas otras que si se pueden prevenir con un buen trabajo neuromuscular, a través del entrenamiento.

Las lesiones más comunes en este deporte son, en un 37%, las que afectan a la rodilla (ligamento cruzado anterior, ligamentos laterales, meniscos…). También se producen lesiones como luxaciones, fracturas por traumatismos directos, esguinces, tendinopatías… Pero sin duda las que más deberían preocuparnos y a las que, en muchas ocasiones, restamos importancia son las relacionadas con los golpes en la cabeza o traumatismos craneoencefálicos, los cuales en un primer momento pueden parecernos poca cosa pero pueden llegar a dejar secuelas si no les prestamos la atención que requieren.

Desde Madrid Evolution nos ofrecen algunos consejos como expertos en la salud para minimizar los riesgos derivados de esta actividad:

Entrena. Mantente en forma durante todo el año y realiza ejercicios de fuerza, de movilidad, resistencia, flexibilidad, propioceptivos y específicos del deporte.

Calienta previamente al desarrollo de la actividad. Una gran parte de las lesiones se producen en las primeras bajadas por falta de activación y puesta en tensión de las distintas estructuras que van a verse sometidas a estrés durante el tiempo que dure la actividad.

Nútrete e hidrátate. Decimos “nútrete” porque serán necesarios alimentos que aporten valor a nuestra ingesta (sustituye la bollería por fruta, una totilla y/o pasta); e hidrátate cada hora para evitar posibles fallos en tu sistema musculo-esquelético.

– Usa la equipación adecuada. Como hemos dicho es IMPRESCINDIBLE el uso de casco. Dejemos a un lado el ir “fashion” por nuestra seguridad; porque hasta el que más nivel tiene puede verse sorprendido. De igual manera una buena ropa térmica reducirá nuestro gasto energético.

Realiza descansos. ¿Por qué en cualquier otro deporte descansamos y no lo hacemos en una actividad que dura tantas horas? Nuevamente muchas lesiones se producen por fatiga o movimientos repetitivos en el tiempo. Para y tómate un KIT-KAT.

– Adecua tu nivel y técnica a las pistas. Los colores por los que se rigen las pistas están puestos con criterio. En ocasiones nos puede parecer sencilla una pista a simple vista y cuando estás en ella te das cuenta el por qué de su color (mal estado, mayor desnivel, placas de hielo…) Y es entonces cuando aparecen las lesiones.

No apures bajando hasta el último minuto. Según va avanzando el día la nieve es de peor calidad por la cantidad de usuarios que han pasado por ella y, normalmente, la pista de vuelta al apartamento u hotel es la que más arrasada está. Si vas justo de tiempo y fatigado, después de un largo día, puedes cometer errores y terminar haciéndote mucho daño.

Vuelta a la calma. Cuando termines trabaja la movilidad y la flexibilidad. Abrígate, vuelve a nutrirte e hidratarte; descansa. Sobre todo descansa porque al día siguiente necesitas haberte recuperado para volver a disfrutar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios