www.enpozuelo.es

La sonrisa de los glúteos

martes 14 de julio de 2020, 06:00h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

La sonrisa de los glúteos
Ampliar
Los glúteos han de sonreís porque de esta manera y no de otra, se puede lucir cachete bajoe el bijini más deseado, justo el que muestra la línea subglútea. La disposición ascendente de la curva que separa el glúteo de la piernas, determina la visión triunfal de nuestra espalda...

Gluteos Hot

Altos, redondos y firmes. Estos atributos definen la perfección de los glúteos, pero no sólo. Para Javier Moreno, director general de IML, “deben guardar proporción con el resto de la anatomía. Su forma depende de los huesos, los músculos y la distribución del tejido graso en la cadera, los muslos y los propios glúteos” La proporción entre la cintura en su punto más estrecho y la cadera, en su punto más ancho, debe ser de 0,7. Si este valor fuese más cercano a 1, estaríamos ante una cintura demasiado gruesa o quizás, ante un glúteo poco proyectado. Si dicho coeficiente estuviera por debajo de 0,6, tendríamos exactamente lo contrario; un glúteo muy proyectado o una cintura especialmente fina.

¿Sonrien o no sonrien?

Todo depende de la Línea Subglútea, que marca la separación entre los glúteos y el muslo. Conocida también como la sonrisa del glúteo, por la curva ascendente que otorga forma redondeada a cada cachete, es responsable de su aspecto juvenil, típicamente “anti-gravity”. La presencia de grasa en la zona por aumento ponderal o por genética, así como de flacidez por el paso de los años o vida sedentaria, transforman esta línea en la conocida Banana Subglútea. Se trata de un acúmulo característico en la porción más baja de los glúteos, que tiende a apoyar en los muslos por detrás, convirtiendo la famosa sonrisa en una mueca. Definir su gesto más amable depende en gran medida del ejercicio, pero en IML se puede actuar sobre los tejidos blandos del excedente para devolver la sonrisa a los glúteos, según la morfología de cada mujer.

Tratamiento de la banana

El objetivo es reducir el excedente graso que conforma la banana, deformando la línea subglútea (sonrisa). Dado que se trata de un área pequeña, debe realizarse un diseño previo, de máxima exactitud. El procedimiento consta de dos pasos: Tallado de la grasa: es la reducción de la grasa con alta definición mediante la sonda más suave del equipo LipoVaser. Permite emusionarla para facilitar su extracción con máximo detalle, conservando las estructuras tisulares. Repliegue cutáneo: es la contracción de la piel que se lleva a cabo con Renuvión, sistema que trabaja con Helio Ionizado para reajustarla a la nueva sonrisa. Obtiene un efecto de marcado sobre la línea subglútea, gracias al calentamiento selectivo de los septos fibrosos que parcelan el tejido graso. La realización de esta técnica es crucial para obtener la máxima definición del efecto óptico deseado.

Tratamiento del Contorno

La sonrisa del glúteo también depende del volumen, que es el que otorga su forma de pera o de manzana. Glúteo bajo: Su forma elongada acorta ópticamente la pierna. El criterio para corregirlo consiste en rebajar el tejido graso de la banana subglútea mediante LipoVaser y definir su sonrisa mediante Renuvión. De esta forma y de modo automático, el glúteo parecerá más alto y la pierna más larga. Glúteo plano y ancho: En este caso no sólo se talla la banana subglútea mediante Renuvión, que marca la sonrisa, sino que se esculpe la región lumbar, eliminando grasa en forma de alas de gaviota sobre la porción más alta de los glúteos. En función de cada silueta se alcanzan o no los costados, para luego realizar una lipotrasferencia que aumente la proyección de los glúteos en sus dos tercios inferiores. Glúteo de pera invertida: se corresponde con el acúmulo graso a nivel lumbar, que deforma la parte superior y a menudo, los costados. También en este caso se actúa sobre la banana subglútea mediante LipoVaser para eliminar grasa primero y Renuvión después para reducir el volumen en la zona lumbar y en los costados, que se trabajan dándoles forma en alas de gaviota. Esta técnica produce un resalte óptico de carácter inmediato sobre los glúteos, que resultan más respingones.

SESIONES: Sesión única y ambulatoria, con duración de hora y media. Técnica mínimamente invasiva, que se realiza con anestesia local y sedación guiada por anestesista. Solo precisa faja compresora durante los primeros 10-15 días, tiempo durante el cual se debe evitar el ejercicio intenso.

PVP: A partir de 3.900 €, con todas las pruebas y gastos incluidos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios