www.enpozuelo.es

Pozuelo, territorio fronterizo

lunes 19 de agosto de 2013, 09:05h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

A tres semanas de la quedada generacional que convertirá el corazón urbano en territorio fronterizo, entre pasado y presente, hemos entrevistado al líder de una banda que antes de La Frontera fue Las muñecas Repollo. Y que con dos guitarristas procedentes de Garaje Jack ha regresado a sus raíces.

La plaza del Padre Vallet no es la Sony de la Expo92 de Sevilla pero dos décadas después del impresionante directo, conocido como Capturados Vivos, Javier Andreu y su actual banda llegan a Pozuelo para refrescarnos la memoria con clásicos como La frontera, Judas el Miserable, El límite, Juan Antonio Cortés o Si el whisky no te arruina...

- Han pasado casi 30 años de lo de Las muñecas Repollo y de la facultad de Ciencias de la Información ¿Cómo recuerdas aquellos comienzos ahora que tienes la mochila llena de discos, directos y experiencias?


La verdad es que lo pasábamos bien. Eran tiempos emocionantes de creatividad. Todos mis amigos tocaban en alguna banda o querían pertenecer a algún grupo relacionado con el arte o la cultura. Eran tiempos en los que las instituciones valoraban más la música, la pintura, la fotografía y todo tipo de arte. En general, había menos prohibiciones y muchas ganas de pasarlo bien.

- Antes había festivales de rock que premiaban a los grupos recién nacidos y que servían de trampolín como el Villa de Madrid ¿Qué supuso para La Frontera un Primer Premio a mediados de los ochenta?

Fue como conseguir un sueño. Yo llevaba presentándome al Villa de Madrid durante tres años seguidos con distintos grupos. Conseguir ganarlo en 1984 supuso el lanzamiento de todo el trabajo que estuve desarrollando durante cuatro o cinco años, ensayando en locales en vez de estar en clase estudiando asignaturas que no me interesaban.

- Repasando la discografía de La Frontera se descubren canciones inolvidables en el más amplio sentido de la palabra ¿Con cuál de sus trabajos discográficos se queda y por qué?¿Tiene un anecdotario particular de grabaciones y conciertos?

No tengo ningún disco "preferido" pero me quedo con Rosa de los Vientos porque supuso el reconocimiento de la banda en un sentido general. Los tres primeros discos fueron una experiencia inolvidable. El primero porque fue nuestro debut y los dos siguientes por haber sido grabados en Ibiza, durante dos o tres meses cada uno, en una época de libertad. Todavía quedaban hippies y la experiencia fue genial. Además éramos muy jóvenes... 22 o 23 años.

- Háblame del estilo musical de La Frontera en los años que algunos han denominado la edad dorada del pop español. Y de las letras; fronterizas en casi todos los sentidos ¿Qué importancia han tenido a lo largo de tu carrera artística las composiciones y los límites?¿Cuáles han sido las fuentes de inspiración?

El estilo de La Frontera es una amalgama de músicas que escuchaba en esos momentos. Partiendo del Nasville Skyline de Bob Dylan, Gun Club, Lords & the new church, Bowie, todos influyeron en los primeros ensayos y en mi manera de componer. Las letras de montaña (así las llamo yo) vienen de mi niñez en Cercedilla, donde me crié. Las de desamor de la plaza de los Cubos en Princesa. Las de fiesta y borrachera de la vida en general. En definitiva, si no estoy haciendo alguna canción entro en un estado de depresión que solamente desaparece con una nueva creación.

- En 1999 decides agarrarte a las riendas de tu caballo y cabalgar en solitario. El resultado es Libro de Cuentos ¿Cómo surge el proyecto?¿Y las historias o narraciones que incluye el disco?

Siempre he dicho que Libro de Cuentos fue mi regalo a Muriel, mi hija, que nació ese mismo año. No fue una necesidad de mantenerme alejado del grupo (ese año hicimos cincuenta galas) simplemente fue la necesidad de componer de una manera distinta alejándome del territorio fronterizo y acercando mis canciones a un estilo más íntimo y personal.

- ¿Cómo va la gira de conciertos?¿Os habéis reencontrado con el público de antes en las salas?¿Qué os cuentan las jóvenes generaciones?

Creo que nos mantenemos en forma. Tanto Toni Marmota como el resto del grupo lo estamos dando todo en las tablas y nos quedan muchos años más. La experiencia es una virtud y creo que lo demostramos cada vez que nos subimos a un escenario. La reacción del público es buena; la gente baila y lo pasa bien. Nuestros amigos llevan a sus hermanos pequeños -y hasta a sus hijos- y descubren algo nuevo que es el rock&roll que no escuchan por la radio.

- El próximo 6 de septiembre vais a ser los encargados de animar la Noche Ochentera de Pozuelo, una quedada generacional que reúne a quienes vivieron la “movida local” programada dentro de las Fiestas Patronales ¿Cómo va a ser el concierto?

Sólo espero que la gente cante, baile y lo pase bien. Tenemos años a nuestras espaldas para asegurar una buena noche de rock&roll.

- ¿Cómo animarías a los vecinos de Pozuelo, o a los madrileños a disfrutar de vuestro directo en la plaza del Padre Vallet?


Yo les diría que dejen de ver la tele, que salgan, que vivan, que beban y que lo pasen bien.

- En Pozuelo existe un lugar llamado La Frontera donde nos juntamos los amigos ¿Qué tiene que ver Javier Andreu con este local convertido en el “rancho” de la música en español?¿Que vinculación tienes con Pozuelo y la zona noroeste?

El proyecto de Bar Saloon La Frontera se gestó en 1991 cuando mi hermano Paco y yo decidimos abrir un templo para el rock&roll. Afortunadamente ha sido un éxito; buen ambiente, buena cerveza, copas... En el local de Villalba seguimos contratando grupos emergentes y dando conciertos a menudo.

- Y por último ¿Qué hace Javier Andreu en sus ratos libres? Me han dicho que se te da bien escribir…

Ultimamente estoy con ganas de escribir pero prefiero leer y releer. Os recomiendo a William Blake y toda la obra de Hugo Pratt. Un beso a todos y os espero siempre.


Fotos: Ángel Luis Rojo











¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios