www.enpozuelo.es

¿El desodorante te abandona? Factores que intervienen en el olor corporal

miércoles 04 de noviembre de 2020, 11:28h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

¿El desodorante te abandona? Factores que intervienen en el olor corporal
Ampliar
El Desodorante en crema BIO de MATARRANIA, al no contener bicarbonato ni antitranspirantes (como el aluminio), ejerce una protección suave, apropiadas para personas con baja sudoración y olor corporal suave.

Encontrar un desodorante apropiado puede resultar complicado si no conocemos realmente nuestras necesidades y la influencia de nuestras propias circunstancias. Podemos tener un desodorante que nos funcione de maravilla durante unas semanas, pero de repente deja de ser eficaz unos días, y luego vuelve a protegernos como siempre, o no. No son caprichos del destino, son simplemente respuestas de un organismo vivo a determinados factores internos y externos, dado que son muchas las causas que pueden provocar mal olor en las axilas.

Sudoración y mal olor

Como hablamos hace unas semanas en el blog, el sudor es necesario, ya que se encarga de regular la temperatura corporal y eliminar toxinas. Es una sustancia inodora, como podemos observar cuando sudan otras zonas del cuerpo, como el rostro o las manos. Sin embargo, el sudor en las axilas puede generar un olor fuerte y desagradable. ¿Por qué?

Las glándulas sudoríparas detectan aumentos de temperatura corporal y comienzan a liberar un líquido, el sudor, que refresca el cuerpo a medida que se va evaporando, y eso ocurre en todo el cuerpo por igual. La diferencia radica en el tipo de glándula en cuestión. Existen dos tipos de glándulas sudoríparas:

-Las glándulas ecrinas, distribuidas por toda nuestra piel y encargadas de excretar el sudor, compuesto de agua y sales.

-Las glándulas apocrinas, ubicadas en lugares como los pezones, el ano, la ingle y las axilas, y suelen liberarse en momentos de estrés emocional. Estas glándulas aparecen entre los 8 y 14 años de edad, y producen un sudor más grasiento, que no se evapora, pero que sigue siendo inodoro.

El mal olor no procede del sudor en sí, sino de la combinación de éste con las bacterias y el sebo presentes en la zona. Las bacterias buscan zonas calientes y húmedas donde alimentarse del sudor y reproducirse fácilmente, convirtiendo en ocasiones esa combinación de sustancias en ácidos de olores fuertes y desagradables, dependiendo de la flora epidérmica de cada persona.

El desodorante me abandona

Es aquí donde entra en acción el desodorante, cuya misión es controlar esas bacterias presentes en la axila para evitar el mal olor, permitiendo la sudoración normal de la piel y su transpiración. Hay otros productos, sin embargo, que ejercen una barrera oclusiva para impedir la sudoración, evitando así la presencia de olor. Son los denominados antitranspirantes.

Pero hay veces que ni desodorantes ni antitranspirantes funcionan en nuestro cuerpo, a pesar de habernos protegido correctamente en muchas otras ocasiones. Y puede no ser culpa de la fórmula cosmética, dado que ya mostró su eficacia anteriormente, sino de muchos otros factores que pueden afectarnos a nivel interno para generar ese olor.

Factores que afectan al olor corporal

Para controlar bien nuestro olor corporal es necesario analizar y comprender bien la situación personal de cada uno, localizando el posible factor en juego, que puede motivarnos tanto un exceso de sudoración (y por tanto mayor posibilidad de mal olor) o un cambio en el olor corporal, a pesar de no sudar más.

-Factores que fomentan la sudoración: puede deberse al aumento del calor ambiental; a realizar ejercicio físico intenso; a sentir ansiedad, excitación o miedo; al consumo de alimentos picantes, alcohol, cafeína o algunos fármacos.

-Factores que acentúan el mal olor: se sude mucho o poco, las bacterias de la axila se encuentran más propensas a provocar mal olor en determinadas circunstancias.

Fallo en la higiene personal. No solo consiste en ducharse a diario, sino que es muy importante limpiar bien la axila a conciencia, para evitar la acumulación de bacterias. Una exfoliación periódica es recomendable para una limpieza profunda, así como el uso de esponjas con acción exfoliante.

• Enfermedades como la obesidad o la diabetes, que ejercen influencia en las bacterias generadas por el cuerpo.

• Micosis en las axilas, que es una infección provocada por hongos.

Alteración hormonal, como puede ser el paso a la pubertad, embarazo, menopausia o tratamientos hormonales. Incluso durante el periodo podemos observar cambios en el olor corporal, incrementándose en determinados días del ciclo.

Medicación que pueda provocar esa alteración hormonal.

• Situaciones de estrés, ansiedad o excitación permanente.

• Consumo excesivo de tabaco y alcohol.

• Consumo excesivo de ciertos alimentos, como cebolla, ajo, pimienta, curri, grasas animales, café, conservantes, azúcar refinado y alimentos ultraprocesados.

• Falta de magnesio o zinc en nuestra alimentación.

Dieta baja en hidratos de carbono y rica en proteína.

Estreñimiento frecuente.

Uso de prendas muy ajustadas que propician la humedad permanente del tejido y, por tanto, de la zona.

• Uso de tejidos sintéticos que impiden la correcta transpiración de la piel y a los cuales se transfieren las bacterias. De este modo, en ocasiones puede ser la propia prenda la que genere mal olor, y no la axila. El algodón y otros tejidos naturales aseguran una correcta transpiración.

Piel limpia, hidratada y sana

Una vez que descubrimos los posibles motivos de nuestro olor corporal, es fácil atajarlos o incluso sortearlos con alternancia en los productos que usamos a diario. A quien el ciclo menstrual le altere el olor podrá estar preparada para esos días y utilizar una fórmula potente, además de evitar determinados alimentos y prendas de vestir.

El Desodorante en crema BIO de MATARRANIA, al no contener bicarbonato ni antitranspirantes (como el aluminio), ejerce una protección suave, apropiadas para personas con baja sudoración y olor corporal suave. No obstante, al ser una fórmula cremosa y nutritiva, puede ser el compañero ideal también para personas de olor fuerte, pudiéndolo usar algunos días en los que dejar descansar la piel de antitranspirantes o fórmulas más fuertes con bicarbonato, que con el uso continuo puede causar irritación en pieles sensibles. Recordemos que la transpiración es un proceso natural y necesario de la piel, por lo que no es conveniente bloquear su función de manera continua.

Desodorante en crema BIO – 30 ml – PVP 12,95€

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios