www.enpozuelo.es

Desmentimos cinco mitos y leyendas sobre las casas prefabricadas

jueves 03 de junio de 2021, 18:05h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Desmentimos cinco mitos y leyendas sobre las casas prefabricadas
Ampliar
Lourdes Treviño, arquitecta y fundadora de Freehand Arquitectura, profundiza sobre este nuevo tipo de construcción sostenible y de la máxima calidad y nos desvela sus verdaderas ventajas.

La prefabricación es el sistema constructivo del siglo XXI. “El uso del acero y el hormigón fue un método revolucionario que marcó la manera de construir que surgió a principios del siglo XX. A día de hoy, después de 100 años, tenemos la responsabilidad de buscar nuevas formas de construcción que hagan la arquitectura más sostenible y de mejor calidad.”- señala Lourdes Treviño, arquitecta y fundadora de Freehand Arquitectura.

Gracias a la concientización y al aumento excesivo del coste de la producción de energía para climatizar nuestros hogares, han surgido soluciones técnicas para compensarlo como son ventanas más herméticas, paneles solares, aislamientos térmicos, iluminación de bajo consumo, domótica etc. Ahora bien, si estos elementos son luego instalados en construcciones envolventes anticuadas, su tecnología resulta poco eficaz.

Con un sistema industrializado de prefabricación, es factible conseguir una homogeneidad térmica de toda la fachada que asegure unas prestaciones uniformes que propicien un bajo consumo energético. El estudio preciso entre diferentes elementos constructivos, nos asegura la ausencia de puentes térmicos de forma que mantengamos la uniformidad de la envolvente.

Lourdes Treviño, arquitecta mexicana y fundadora de Freehand Arquitectura, estudio de arquitectura sostenible que ofrece proyectos integrales de interiorismo, arquitectura, decoración y paisajismo y con una gran experiencia en rehabilitación de edificios históricos, nos desmiente dichos mitos sobre la construcción modular o prefabricada y nos desvela sus auténticas ventajas.

Desmentimos 5 Mitos y Leyendas de las casas prefabricadas

1. “Las casas prefabricadas tienen un precio similar al de las casas de construcción convencional, no son más económicas”

“Cuando surgió la iluminación LED, ésta era en comparación, mucho más cara que una bombilla convencional halógena. En pocos años, al darse a conocer su eficacia se popularizó su uso, y el precio bajó radicalmente. Hoy incluso está prohibida la fabricación de muchos tipos de bombilla de alto consumo energético. Entiendo, que con la construcción prefabricada de manera sostenible y con materiales certificados y reciclados pasará lo mismo.”- señala Lourdes.

Las viviendas prefabricadas de manera industrial deben cumplir con el CTE (Código Técnico de la Edificación) para poder ser habitadas. Esto implica que poseen las mismas garantías constructivas que las tradicionales.

Las instalaciones de electricidad y fontanería son diseñadas y aplicadas de la misma forma que los de una construcción convencional. Sin embargo, cuando se ejecuta una casa con tecnología PassivHaus, el precio de los sistemas de climatización son notablemente más bajos y la reducción del consumo energético a lo largo de su vida útil es muy atractivo.

2. “Las casas prefabricadas SI pueden personalizarse”

Los acabados y la forma, tanto en fachada como los interiores pueden ser 100% personalizables. En Freehand Arquitectura ofrecemos un diseño a medida con adaptación total al usuario y al contexto físico-social.

“En Freehand Arquitectura estamos llevando a cabo varios proyectos de casas prefabricadas de lujo, incluso en La Moraleja, Madrid. Cuidando cada detalle para mejorar la adaptabilidad al entorno y un estudio previo de pendientes y topografía que permite identificar las características de los volúmenes implantados para dar las mejores soluciones a cada una de las viviendas. Como se puede observar, cada una de ellas, tiene un diseño totalmente diferente adaptado al entorno y a las necesidades de los clientes.”- señala Lourdes Treviño.

3. Las casas prefabricadas tienen igual o mejor calidad que las casas de construcción tradicional”

Como todo en esta vida, es relativo. Existen casas prefabricadas de mala calidad, construcciones tradicionales de mala calidad y viceversa. La calidad de una edificación depende mucho del diseño que se le dé. Las soluciones constructivas que se apliquen, la calidad de los materiales y por supuesto el cariño con el que esté hecho.

Como hemos mencionado anteriormente, el CTE exige ciertos parámetros para que una edificación pueda erigirse. Se deben cumplir una serie de normativas tanto para casas prefabricadas como para las construidas de manera tradicional.

La diferencia radica, en que si se aplican los preceptos básicos sobre los que se asienta una construcción prefabricada sostenible de calidad como: aislamiento térmico continúo en la envolvente, diseño libre de puentes térmicos, hermeticidad de la edificación, ventanas de altas prestaciones y ventilación continúa controlada, la calidad de una casa prefabricada resultaría muy superior a la de una tradicional.

4. “Las casas prefabricadas son igual de sólidas que las casas convencionales”

Las casas prefabricadas están calculadas para cumplir como mínimo con los requerimientos del Código Técnico de la Construcción.

“Nuestras casas prefabricadas cuentan con el sistema PASSIVHAUS que consigue reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración gracias a su aislamiento térmico continúo en la envolvente, esto conlleva a utilizar ventanas de altas prestaciones que mantengan dicha uniformidad de la envolvente y garanticen su aislamiento, por lo que cuentan con unos materiales de construcción respetuosos con el medio ambiente y, en muchos casos, incuso de mayor calidad que las casas convencionales.”- señala Lourdes.

“La estructura y cimentación de dichas casas están calculadas y están contemplados los coeficientes por nieve, viento, sismo, etc de la misma manera que si se tratara de una casa con sistema constructivo tradicional.”- afirma la arquitecta.

5. “Las casas prefabricadas SI necesitan tener licencia de construcción y/o de proyecto de obra”

De nuevo una consulta que se nos hace mucho en el estudio ya que el término “prefabricado” llega a crear mucha confusión. Puesto que fabricamos bajo el CTE, es absolutamente imprescindible que un arquitecto desarrolle un proyecto de construcción para solicitar las licencias y permisos pertinentes que requieren las administraciones públicas en cualquier punto de nuestro territorio.

Las verdaderas ventajas de las casas prefabricadas

  • Son más sostenibles

Al ser casas prefabricadas se elimina el costoso y muchas veces sucio proceso constructivo artesanal para cambiarlo por procesos industriales de fabricación e instalación consiguiendo un menor impacto de la construcción en el entorno, con barreras naturales entre la división de viviendas y espacios comunes integrados.

La intención es que las viviendas se mimeticen con la naturaleza y respeten los espacios verdes mediante arquitectura pasiva/positiva.

  • Proporcionan un ahorro económico en consumo de energía

Si nos centramos en la eficiencia y ahorro energéticos, se nos olvida que el mayor ahorro que podemos hacer es el del consumo que no se produce. Son palabras obvias, pero que muchas veces no las tenemos presentes.

La eficiencia energética en las viviendas residenciales podría definirse, como el consumo optimizado para que ésta funcione correctamente y sea a su vez confortable, consiguiendo restringir el consumo al estrictamente necesario, minimizar el impacto en el medio ambiente generando menos CO2 y siendo por tanto más sostenibles.

Uno de los estándares que ha demostrado su eficacia a lo largo de los años es el Estándar Passive House. Éste se asienta sobre unos conceptos básicos de la física de la construcción, que son extrapolables a cualquier parte del globo terráqueo.

“Las casas prefabricadas que construimos bajo el sistema Passivhaus consiguen reducir en un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración. La poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo para el propietario en su bolsillo y también para el planeta.”- explica la arquitecta.

La validez de este estándar está más que demostrada, pues lleva aplicándose desde finales de los años 80 y se han recopilado múltiples datos que avalan su efectividad.

  • Pueden reubicarse o ampliarse en un futuro

Las necesidades de las personas cambian con el paso de los años. La ventaja es que el sistema modular o prefabricado nos permite dejar preparado el proyecto para una futura ampliación o modificación en caso de que las necesidades del cliente varíen. También tienen la opción de transportarse en un futuro a otra ubicación, aunque por supuesto, conllevará una serie de gastos de desmontaje, transporte y montaje.

  • Plazos de ejecución de obra

Al tratarse de un sistema industrializado, Los plazos de ejecución de obra se reducen notablemente, alrededor de un 60%. Además la precisión con la que son ejecutadas a través de sistemas de control numérico permite un control de calidad exhaustivo.

  • Incorporación de la mujer en el mundo de la construcción

Sin mencionar además, la integración de la mujer en el mundo de la construcción ya que el 90% del proceso se realiza en una fábrica con maquinaria industrial y no requiere de fuerza física.

“Ahora toca aprovechar la industrialización de la construcción y edificar de manera más eficaz y equitativa siendo más respetuosos con el medio ambiente y reduciendo los tiempos y costes de ejecución de una manera dramática.”- concluye Lourdes Treviño.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios