www.enpozuelo.es

La alimentación, un factor determinante en el desarrollo maxilar de los niños

lunes 13 de septiembre de 2021, 15:45h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

La alimentación, un factor determinante en el desarrollo maxilar de los niños
Ampliar
La lactancia materna favorece el desarrollo de la boca y ayuda a prevenir maloclusiones. El consumo de ciertos alimentos influye de manera determinante en la salud bucodental de los más pequeños.

La boca, al igual que el resto del cuerpo, va formándose a medida que crecemos. Dormir bien y alimentarnos de manera correcta y equilibrada, son algunos de los factores que pueden favorecer su desarrollo.

Para la Dra. Romina Vignolo, directora de la clínica Boca a Boca Dental, “es muy importante que los niños lleven una dieta equilibrada que incluya todos los grupos de alimentos para maximizar la ingesta de nutrientes y favorecer el desarrollo craneofacial”.

Importancia de la lactancia para el desarrollo craneofacial

Los primeros meses de vida de los bebés, en los que la lactancia tiene un papel fundamental, son determinantes para la salud bucodental. Este tipo de alimentación estimula la acción muscular y ayuda al desarrollo de los maxilares y la estructura de la mandíbula.

Además, la Dra. Vignolo, afirma que “la lactancia materna contribuye de manera muy positiva a la sincronización de las funciones bucales: respiración, masticación, succión, deglución y fonación”.

¿Qué alimentos se deben consumir?

A partir de los seis meses la boca es la protagonista del crecimiento de los bebés: aparecen los primeros dientes de leche, abandonan la lactancia y comienzan a ingerir alimentos sólidos.

Es fundamental para el desarrollo de su dentadura y maxilares que ingieran alimentos más duros que les obliguen a masticar. De esta forma se reducen las posibilidades de necesitar aparatos ortopédicos dentales.

Acostumbrar a los niños a consumir alimentos blandos es un error ya que requieren menos trabajo muscular de lo normal lo que impide su desarrollo dental y, en muchas ocasiones, provoca maloclusiones. Además, unos malos hábitos de masticación hacen que los niños sean más propensos a acumular sarro y placa bacteriana y, por lo tanto, a padecer enfermedades periodontales y caries.

Es muy importante elegir bien los alimentos que conforman la dieta de los niños ya que su consistencia es clave para favorecer la normalidad funcional y el correcto desarrollo craneofacial”, concluye la Dra. Vignolo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios