www.enpozuelo.es

5 actividades que ayudarán a cuidar el bienestar emocional de los niños en el nuevo curso escolar

martes 20 de septiembre de 2022, 10:04h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

5 actividades que ayudarán a cuidar el bienestar emocional de los niños en el nuevo curso escolar
Ampliar

Desde hace unos días, se ha dado progresivamente la “vuelta al cole” en toda España. Los reencuentros, el retorno a los madrugones para los niños, la compra de material escolar y, en general, la vuelta a la rutina para todas las familias.

Como es habitual, este retorno costará mucho más a unos niños que a otros. En cualquier caso, es importante que, durante estas primeras semanas, estemos muy pendientes de ellos y les ayudemos en la transición para que se acostumbren a los nuevos horarios, la carga de trabajo o el ritmo frenético de la gran cantidad de actividades que tendrán que realizar a partir de ahora.

En cierta medida, la forma en la que adquieran las nuevas costumbres y desarrollen estas primeras semanas, determinará en gran medida cómo será su camino escolar durante todo el curso, su actitud y su sentir. Por ello, desde The English Montessori School, nos dan algunas ideas de actividades que podemos hacer junto a nuestros hijos para ayudarles a sobrellevar estas primeras semanas del nuevo curso escolar. Todo ello, prestando especial atención a su bienestar emocional:

  1. Preparar el material y las nuevas asignaturas: Dejar a los niños elegir y personalizar el material escolar con total libertad es una forma de estimularles para afrontar de forma más positiva los primeros días. Podemos animarlos a utilizar pegatinas de cosas que les gusten, poner parches en su mochila o dejarlos hacer dibujos en su agenda o estuche. Del mismo modo, es beneficioso que planifiquemos conjuntamente las asignaturas con ellos y se las planteemos como nuevos retos cuya meta tendrá una recompensa. Por su parte, pueden contarnos lo que aprenderán este curso, cómo deberán hacerlo o qué necesitarán para que estemos pendientes y podamos guiarles en el proceso.
  2. Registro de emociones y diario de actividades: Es importante que estemos muy pendientes, sobre todo al principio del curso, de las emociones y los sentimientos que van sintiendo nuestros hijos. Sobre todo, con el objetivo de potenciar las partes más positivas, evitar las negativas y cuidar su bienestar emocional. Para ello, además de escucharlos, aceptar sus altibajos y motivarlos, podemos hacer un registro de las emociones que van sintiendo y las actividades que realizan cada día para interceptar con qué pueden pasarlo peor y por qué, de modo que potenciemos los buenos momentos y los guiemos para sobrellevar los más complicados.
  3. Cápsula del tiempo con objetivos: Llenar una caja de objetos, cerrarla, guardarla y no abrirla hasta el momento que concretemos con ellos conjuntamente. Por ejemplo, a final de curso, es muy buena forma de motivarles en el comienzo. En esta caja, podemos meter una lista de objetivos, metas que ellos esperan hacer o aprender durante el curso. Esta cápsula, incluso, no tiene por qué tener un año de duración, sino que podemos alargarla varios años y abrirla, únicamente, en una fecha determinada del año. Así, crearemos una caja de recuerdos que albergará un amplio recorrido de momentos y objetos especiales.
  4. Actividades al aire libre: Los niños y jóvenes necesitan realizar actividades físicas durante todo el año. Sin embargo, ahora y durante los próximos meses, es imprescindible que aprovechemos que aun se pueden hacer al aire libre, pues las temperaturas y las horas de día siguen acompañando. Ir al parque un ratito todas las tardes, pasear, aprovechar para montar en bici o realizar juegos al aire libre les ayudará a compensar la vuelta a la rutina y a sentir la transición del fin del verano de forma más llevadera.
  5. El descanso planificado: poco a poco, tendrán que acostumbrarse a las nuevas rutinas y horarios. Sin embargo, es importante que ellos mismos estén involucrados en dicha planificación, de modo que puedan sentir cierta libertad para organizar su tiempo, hacer los deberes o jugar. Por supuesto, sabiendo que tienen que cumplir con sus tareas. En cualquier caso, es muy importante que respetemos tiempos de descanso, ya sea la hora de la merienda o, si es posible, incluso una tarde entera entre semana.

Estas actividades ayudarán a los niños a hacer mucho más ameno el comienzo del nuevo curso escolar. Aparte, les harán sentirse bien y coger con mayor ganas e ilusión la vuelta a la rutina y a las actividades más propias de la época de otoño e invierno.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios