www.enpozuelo.es

Sugoi Uriarte: “Para el 2023 deseo poder contribuir en el cambio del judo nacional”

jueves 29 de diciembre de 2022, 10:25h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Sugoi Uriarte: “Para el 2023 deseo poder contribuir en el cambio del judo nacional”
Ampliar

El judoca finaliza el año y ya piensa en su próximo desafío de cara al 2023: su candidatura a la presidencia de la RFEJYDA (Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados) junto a Javier Delgado. “El judo nacional necesita un cambio en el modelo, la promoción y alto rendimiento”, asegura. La promoción, el crecimiento de número de licencias, conseguir nuevas vías para la financiación, potenciar aún más la igualdad de género y ofrecer a los clubes y federaciones la posibilidad de presentar sus ideas para este proyecto, son las claves de “La llave del cambio”.

Se despide el 2022 y, como cada cierre de año, es tiempo para reflexionar y proponer nuevas metas. El horizonte de 2023 se asoma y Sugoi Uriarte lo contempla con ilusión y exigencia. Al igual que en cada competición, y en cada etapa de su vida, se ajusta el cinturón, mira el tatami y se concentra en su próximo objetivo.

Tras una vida dedicada a su gran pasión, el judo, el ex judoca olímpico escribe una nueva página en su historia con este deporte. Sugoi Uriarte se perfila como candidato a la presidencia de la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados.

El judo nacional necesita un cambio. Un cambio real. En cuanto a resultados deportivos, promoción, base, en presencia en los medios de comunicación, en dar una vía laboral a referentes deportivos cuando finalizan su etapa competitiva. Un cambio en la ayuda a los clubes, en conseguir más recursos económicos públicos y privados que financien las necesidades del proyecto. Y ese cambio, desea que se inicie en 2023.

Desde Valencia, como responsable y técnico del Centro de Alto de Rendimiento, Sugoi Uriarte se prepara para contribuir en ese cambio. Con esfuerzo, dedicación, sacrificio y compromiso, se presenta a la candidatura nacional.

¿Cómo ha sido la decisión de presentar tu candidatura a la presidencia de la RFEEJYDA?

Ha sido una decisión muy meditada y difícil. A su vez, incómoda en lo personal. En el mundo del judo español, en mi opinión, existe una demanda clara de cambio, un deseo generalizado de ser como los países de nuestro entorno. Estoy convencido que podemos y vamos a lograrlo. La cuestión es cuándo. Y por eso yo he querido poner una fecha: las próximas elecciones.

Para dar este paso, coincidía en este análisis con Javier Delgado y pensamos que el momento era ya y así sumar en el proyecto la iniciativa de nosotros dos. Creo tenemos durante el año 2023 tiempo para escuchar propuestas y tratar de que sea una candidatura integradora de proyectos. Hay mucha gente que puede aportar muchas cosas para el bien de nuestro deporte.

Tras una magnífica carrera, siendo olímpico, campeón de España y de Europa, y subcampeón del mundo, ¿qué aporte crees que puedes darle al judo nacional?

Mi etapa de competidor ha sido la base de mi formación. Aunque exista una gran diferencia de medios en relación con otros países, podemos llegar a conseguir algo muy grande. Si quieres conseguir resultados internacionales tienes que sacrificarte más que tus adversarios y, paralelamente, a diferencia de ellos, no vas a tener ninguna facilidad para tu futura vida laboral. Siempre, en el judo y en la vida, consideré que los resultados se logran con esfuerzo. Competí, entrené, cursé ingeniería técnica porque no sabía si podría acabar la superior, seguidamente acabé la ingeniería superior en organización industrial en la Universidad Politécnica de Valencia. Continué con un Máster en logística y me di cuenta de que también necesitaba más formación en el campo deportivo e hice un Máster en Gestión Deportiva. Por último, me puse como objetivo obtener el Doctorado en Ingeniería, hito que conseguido hace un año.

Tu carrera como judoca continuó con la de entrenador y gestor deportivo, ¿qué importancia tiene haber continuado formándote fuera del tatami?

En estos últimos años he estado trabajando con un proyecto de investigación que aportara mi formación deportiva y la ingeniería. Cuando acabé la competición en el 2016, pude finalizar la carrera de Doctorado en la UPV. Creo que puedo aportar toda la experiencia y enseñanza que he logrado como competidor y entrenador, junto a mi formación, mi ilusión, mi juventud, para escuchar y agrupar los proyectos e iniciativas que harán que seamos una federación del siglo XXI.

Junto a Javier Delgado inician este camino juntos, ¿de qué se trata este proyecto de cambio para el judo español?

El proyecto nace de la realidad actual y de la necesidad de cambio. Javi y yo ponemos fecha en las próximas elecciones y queremos agrupar las iniciativas y proyectos de todas aquellas personas que conforman la familia del judo nacional y que también buscan ese cambio. El primer cambio es que va a haber elecciones porque al menos habrá dos candidaturas, la del actual presidente y la nuestra. Esto es novedoso, no había habido hace décadas y muchos no hemos votado nunca.

En este proyecto ya estamos trabajando en diferentes propuestas. Nuestro compromiso es total y queremos, con todo el respeto a los que consideran que es mejor una continuidad, exponer, agrupar y sumar las iniciativas que salen del tatami.

¿Cuáles son los principales cambios que propone para la RFEJYDA?

Sin duda, la promoción en su globalidad. El número de licencias se ha visto reducido en un 37% (estamos actualmente en 61.089), pasando de estar entre los 5 deportes con más licencias al número 16 actual. Este es el verdadero problema y necesitamos revertir esta situación. Los clubes son la base del judo español y tenemos actualmente una estructura muy diferente a otros deportes. Se basan en una figura de entrenador que ejerce también de emprendedor y gestor, pero no tiene una capacidad para realizar una promoción que no sea de proximidad. Necesitamos estar en los medios de comunicación y en el lugar que nos corresponde. Y, para ello, la herramienta que lo debe vehiculizar es la federación española. La financiación es fundamental, queremos cambiar el modelo, incrementar la aportación privada y también la pública al nivel que nosotros contribuimos aportando a la sociedad, mejorando en la salud y en los valores. En contrapartida, queremos reducir la aportación de los clubes y federados. Además de reducirse creemos que las federaciones autonómicas tienen que disponer de estos fondos para desarrollar con más medios su labor de promoción. Al igual que esto, se necesitan destinar ayudas a emprendedores para la etapa inicial o al formar un nuevo club.

A su vez, el alto rendimiento es una prioridad para nosotros. Tenemos que evitar que nos pase como a nosotros cuando competíamos, que hemos tenido que pagar con el dinero de nuestra familia y amigos los costes de clasificarte para representar a España en campeonatos internacionales. Para nosotros es un objetivo prioritario facilitar la integración laboral durante y después de la vida deportiva de nuestros competidores. Existe actualmente un área muy sensible como la igualdad de género también. En la vida como en el tatami somos todos iguales. Y esta filosofía queremos que se transmita en cada club y en cada federación. Tenemos proyectos de integración apasionantes que nos han hecho llegar que pondremos prioritariamente en marcha.

Sabemos que tienes buena relación con representantes de otros países, ¿qué modelo federativo de gestión deportiva destacas fuera de nuestras fronteras?

Después de los años de competiciones, como deportista y entrenador, hemos establecido lazos con representantes de otras federaciones internacionales. De la federación italiana destacaría la inserción laboral; de la francesa, la red que tienen desde las escuelas hasta la alta competición; de la alemana destaco su distribución del alto rendimiento y la formación en los landers; de la federación georgiana destaco la raza de sus luchadores, entre otras cosas. En mi caso, tengo el privilegio de estar trabajando en la comisión deportiva de la Federación Europea y poder compartir ideas y puntos de vistas con diferentes dirigentes europeos de otras federaciones.

¿Cómo ha sido el crecimiento reciente del judo nacional?

La evolución del judo nacional ha sido razonablemente buena, pero es mejorable. El judo y las disciplinas asociadas en España tiene detrás a un “ejercito” de miles de magníficos profesionales. Los clubes han sido capaces de resistir hasta la pandemia que ha afectado a toda la sociedad, especialmente al deporte y a nuestra disciplina al ser un deporte de contacto. Sabemos que debemos evolucionar porque estamos estancados desde hace tiempo. Necesitamos cambiar el modelo federativo que proviene de hace décadas. Sabemos que ha sido apropiado en el pasado, pero si queremos que la estructura de nuestra federación sea la del siglo XXI, tenemos que cambiar y la herramienta del cambio es la federación.

¿En qué aspectos crees que esta candidatura puede ayudar a hacer crecer a los deportistas, clubes y federaciones?

La palabra “federación” es el punto de encuentro del camino en el que estamos todos. Es ahí donde tenemos que cambiar el modelo, eso sí, con todo el respeto a nuestro pasado, mirando las estructuras de otros países y los proyectos que aportan nuestros federados.

El judo y todos los deportes que están en nuestra federación “son individuales, pero se entrenan en equipo”. Cuando comenzamos a elaborar nuestra candidatura, pensamos en las numerosas ideas que fuimos recogiendo en el tatami, en el día a día, en las clases, en los training camps, stages, competiciones, y en las necesidades de nuestro deporte para impulsar este proyecto de cambio. La iniciativa viene desde la base, de conversaciones en el tatami, en el viaje a una Copa de España donde empezamos a pulir los detalles de esta iniciativa.

Sabemos que habrá personas que van a apostar por la continuidad. Nosotros trataremos de convencerles, con el máximo respeto pero también poniendo en valor ese deseo conjunto de "cambio" en nuestro deporte. Con esas iniciativas y esas energías queremos canalizar las necesidades que tiene el judo para darle el impulso que necesita. Toda la familia del judo y de los deportes asociados necesitamos ese cambio. Por eso necesitamos dos años para recoger todas esas iniciativas y sumar a todas las personas que tienen mucho que aportar. Nosotros ya estamos contando con ellos y estamos recibiendo muchas ideas desde todas las federaciones autonómicas. Ahora es momento de demostrar uno de los valores de nuestro deporte: unión y compromiso. Es momento de escuchar.

El modelo que pondremos en marcha para la promoción de nuestros deportes, especialmente el que es practicado por niños, niñas y jóvenes, nos permitirá crecer en la base y poder crecer en número de practicantes. De esta manera, tendremos mejores resultados en el futuro. Javi y yo hemos sido rivales durante años, ahora queremos ayudar a subir a lo más alto del pódium a nuestra federación

¿Qué significa el judo en tu vida?

El judo me lo ha dado todo. Mi mujer es judoka, mis hermanos son judokas, los abuelos de mis hijos son judokas, su bisabuelo era judoka y mis hijos por supuesto que empieza a ser judokas. Cuando te pasas todo el día encima del tatami, tu vida es judo y solo la gente del tatami sabe de lo que hablo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios