www.enpozuelo.es

De Pozuelo a Hollywood, una película de Lalá Gatóo

lunes 16 de enero de 2012, 07:59h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Su nombre aparecía en The New York Times gracias a Guillermo del Toro. Con sus compañeros de reparto en El Laberinto del Fauno acudía a Los Goya en 2007. Lo último: un papel en Cuéntame. Lo próximo: un pregón de las Fiestas de Carnaval de Valdemorillo y lo que venga.

Hace dos décadas que Lalá Gatóo sintió la llamada del teatro. Un cartel en el antiguo Patronato de Cultura supuso el comienzo de una carrera de fondo que le ha llevado a diferentes caminos sobre los escenarios y delante de las cámaras. Cientos de montajes teatrales, apariciones en series de televisión como Hospital Central, El Comisario o ¿Hay alguien ahí?, anuncios y una película con tres Oscar de Hollywood ¿Se puede pedir más?

Pues sí, ponerse a las órdenes de Santiago Segura. En una ceremonia de los Goya en la que flirteó con lo más selecto y granado del cine español y posó con los "cabezones" recordó al director madrileño que tienen un rodaje pendiente. Tiempo al tiempo. Que Torrente va camino de convertirse en una saga y Lalá de conseguir todo lo que se propone. Así comienza todo...

- Cuando vine a vivir a Pozuelo quería apuntarme a pintura porque siempre me ha gustado pintar pero en el Patronato de Cultura descubrí un cartel que decía "Taller de Teatro para Adultos" y sentí como una llamada. Me apunté y a los pocos días me subí por vez primera al escenario. Arturo Gómez-Aznar, responsable de las clases y director del Grupo de Teatro Municipal, convocó a los aspirantes a una prueba. Cuando esperaba mi turno pensé que se me iba a salir el corazón. Pero fue pisar las tablas y desaparecer la angustia. Me sentí muy viva. Al acabar Arturo me dijo que si tenía tiempo para hacer teatro. Le dije que sí y me metió en una obra. Luego convencí a mi marido, Federico Rey, para que se metiera conmigo en el taller. Y me ahorre las respuestas a las preguntas ¿Pero otra vez te vas?¿Y a qué hora vuelves?¿A dónde dices que te tengo que llevar?. Con el tiempo nos independizamos del grupo y creamos con más actores no profesionales el de la asociación cultural Ateneo de Pozuelo. Y hasta hoy.

Hoy llega a la entrevista muy contenta y se bebe el café frío porque como siempre tiene mucho que contar. El 2011 acabó con el inicio de la gira de Herodías-Salomé y con un premio a la "Fotografía más Simpática". Lalá Gatóo acude al taller de teatro que Oscar del Río imparte en el Centro de Educación de Personas Adultas (CEPA) y con sus compañeros presentó al concurso navideño de fotografia una espontánea "cabaretera" con el vestuario de Cepa Show. Y aunque no se lo esperaba ahora está encantada con el diploma ganador que les entregó la alcaldesa, Paloma Adrados, y el cheque regalo por valor de 50 euros de El Corte Inglés que invirtieron en una merienda de "teatreros". Y el 2012 no ha podido empezar mejor ¿Has vuelto a Cuéntame?

- Pues sí. Hace unas semanas me convertí en la criada de Rocío, una rica empresaria andaluza con la que Miguel Alcántara tuvo una aventura. Me fui a grabar a un palacete de Toledo que en la serie es un cortijo y ahora me han vuelto a llamar. Los guionistas han recuperado la trama y aparece Françoise, la hija mayor de Miguel. El capítulo emitirá en las próximas semanas porque creo que la temporada finaliza el 26 de enero. Ha sido una experiencia maravillosa y tanto Imanol Arias como Juan Echanove son cercanos, simpáticos y muy normales. Me besé con Imanol porque me dijo que era un besucón. Y todo amabilidad. Cuando subí al camerino a despedirme no dejó que bajara sola las escaleras de la casa-plató porque estaban repletas de cables y aparatos.

De la mano de Pilar Bardem

En la vida de Lalá Gatóo hay un rodaje inolvidable. Su primera incursión en el mundo del cine fue un éxito de público, critica y premios; entre ellos tres Oscar. Algo que ni siquiera sospechaba cuando su representante le propuso acudir al casting de El Laberinto del Fauno. Buscaban una cocinera y su explosiva exposición de la coyuntura años-kilos-papel debió entusiasmarles porque poco después rodaba en Segovia con Guillermo del Toro. Compartía caravana con Pepa Pedroche y buenos momentos con Maribel Verdú, Sergi López o Álex Angulo. No pudo viajar a Los Ángeles pero vivió con intensidad la ceremonia de Los Goya 2007 en la que la historia del fauno y la posguerra se llevó seis premios. Esa en la que Juan Diego y Penélope Cruz recibieron sus cabezas de pintor por Vete de mí y Volver. La misma en la que Lalá preguntó a Javier Bardem por su madre.

- Es que quería saludarla. Resulta que Pilar Bardem me llevaba al colegio de pequeña y, ante el horror de mi marido, estaba dispuesta a recordar viejos tiempos. Le pregunté a Javier si iba a venir y me comentó que estaba subiendo. Así que la esperé y la dije que si recordaba que, como era un poquito mayor que yo, me llevaba al colegio Loreto de la calle O´Donnell. Muy amable me dijo que sí y que también se acordaba de mi prima. Estuvo encantadora. También Juan Diego, Sergi López, Blanca Portillo, Antonio de la Torre y hasta Santiago Segura al que le dije lo feliz que seria trabajando en una de sus pelis. La verdad es que yo no lo descarto (Risas).

Terapia maravillosa

En su trayectoria artística Lalá Gatóo ha trabajado con grandes actores y actrices como Guillermo Montesinos, Ana Marzoa o Nuria Gallardo. Bajo las directrices del primero daba vida en el teatro a un temible león en la fábula Asamblea General. A las órdenes de Ana repasaba poesías en Del Amor y dirigida por Nuria fue Bernarda en La Casa de Bernarda Alba. Y ha dado réplica a Pablo Carbonell tras confundirla fuera de guión con una cantante de fados.

Dice que no cambia Pozuelo por nada del mundo porque es una ciudad repleta de posibilidades deportivas, culturales y de ocio. Y pensar que cuando vino hace más de veinte años se iba a diario en autobús a Madrid porque lo echaba de menos. Ahora dice que si sube se marea. Disfruta con su trabajo porque le transmite bienestar, paz y alegría. Porque es la mejor terapia. También que sobre todo le gusta hacer reir en el teatro. O en un restaurante. O en una residencia. Que ahora es tiempo de comedia. Que para llorar ya está el Telediario. Su asignatura pendiente es el inglés. Lo tiene un poco olvidado y quiere retomar sus clases. Quizás pensando en un salto. Y en Hollywood.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios