www.enpozuelo.es
Irene Mohedano: 'Me voy a Estados Unidos ilusionada y con los ojos bien abiertos'
Ampliar

Irene Mohedano: "Me voy a Estados Unidos ilusionada y con los ojos bien abiertos"

martes 14 de julio de 2015, 07:00h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Irene Mohedano está de vacaciones. Eso dice pero en realidad está ultimando los preparativos para subirse a un avión a finales de agosto. Con destino Nueva York donde va a cursar un Máster en Artes, Humanidades y Ciencias Sociales. Gracias a una beca Fulbright-MECD y a otra del departamento de Critical Theory and the Arts se convertirá en alumnna de la School of Visual Arts, una de las escuelas más prestigosas de Estados Unidos. Casi nada.
Pues hay más. Irene ha estudiado dos carreras a la vez y ha recibido tres premios extraordinarios; dos concedidos por la Escuela de Negocios ESIC al Mejor Expediente Académico y la Excelencia Académica en Grado de Publicidad y Relaciones Públicas y el tercero al Mejor Expediente Académico otorgado por la Universidad Rey Juan Carlos. Anteayer era alumna de San Luis de los Franceses y ayer estaba terminando el bachillerato artístico en el Instituto Veritas. Con tan sólo veinticinco años se prepara para vivir una experiencia que define como la gran oportunidad y a la que se enfrenta con sus ojazos bien abiertos. Tras los cristales de unas gafas vintage.

La niña que compartía sesiones de cuentacuentos con su madre en la biblioteca municipal Miguel de Cervantes asegura que ha asistido a la transformación de Pozuelo de una manera más bien inconsciente porque recuerda el mismo paisaje que cuando tenía quince años. Es lo que tiene ser joven. Con el tiempo los narradores de la sala Gloria Fuertes dieron paso a tardes de estudio salpicadas de café y sones de guitarra y la pintura al aire libre en el jardín del colegio -donde quedó impresionada por los impresionistas- a los trabajos de las asignaturas de Bellas Artes. Aunque dibuja desde pequeña afirma con rotundidad que lo suyo no son dotes artísticas -aunque su padre sea músico frustrado- sino cabezonería.

- Comienzas Bellas Artes y un año después te matriculas en Publicidad y Relaciones Públicas ¿Qué te lleva a tomar esa decisión?

Yo tenía clarísimo lo que quería estudiar porque el arte es mi pasión pero siempre he sido muy consciente de las dificultades a las que se enfrentan los artistas. Así que tras hacer el primer curso me vi con fuerzas para estudiar otro Grado y me decidí por Publicidad y Relaciones Públicas en ESIC. La escuela estaba cerca de casa y podía compatibilizar las clases. He tardado seis años pero he terminado las dos carreras. Ha sido un tiempo de sacrificio, de trabajo los fines de semana, de noches en vela, de renunciar a muchas cosas... de vivir por y para estudiar.

- ¿Tanto esfuerzo merece la pena?¿Cuál es el resultado de la fusión?

Pues déjame que pase un año y te contesto (risas). Todo está muy reciente y lo estoy asimilando. Acabé Publicidad en junio del año pasado y hace un mes que he finalizado Bellas Artes. Desde mi punto de vista los dos Grados son complementarios tanto para aunar ideas o desarrollar métodos creativos como para adquirir conocimientos sobre el funcionamiento de ciertos aspectos de la sociedad y la vida. A esto añadiría que un artista siempre tiene que venderse y conocer esa parte de comunicación y relaciones públicas me va a ayudar para dar a conocer o promocionar mi producción.

- Hablando de tu obra ¿Por dónde van tus preferencias?¿Existe la figura del artista global?

En Bellas Artes el dibujo, la pintura y la escultura son asignaturas obligatorias durante tres años así que queda poco tiempo para poder desarrollar proyectos personales. Ahora estoy abierta a cualquier disciplina y a cualquier técnica porque creo que cada lenguaje artístico tiene su forma de expresar y comunicar. Todo depende del tema que se quiera transmitir. Y en cuanto a lo del artista global estoy convencida de que existe. Creo que lo más importante es la idea, sobre qué quieres reflexionar, y que lo plástico viene después.

Del chester al consulado

Hasta el momento ni una palabra de calificaciones. De los premios con los que abría mi particular viaje en chester con Irene me enteré al recibir su cv y fue entonces cuando supuse lo complicado que tiene que ser conseguir una Fulbright. Irene ha sido seleccionada entre cientos de candidatos para recibir una beca de estudios que concede el Ministerio de Educación y la Fundación Fulbright que le va a permitir realizar un Máster en Artes, Humanidades y Ciencias Sociales. La School of Visual Arts de nueva York no sólo le ha aceptado como alumna. También le ha concedido una ayuda del departamento de Critical Theory and the Arts con la que va a poder financiar la matrícula completa de su Posgrado. Me pone cara de póker y ríe nerviosa cuando le digo es una campeona. Es como si no supiera donde meterse. Ella que hasta lo ha hecho en un nido de ametralladora por motivos patrimoniales vinculados a un proyecto artístico que plantea interrogantes sobre la forma en la que nos han contado la historia reciente de España.

- Que poquito te queda para viajar a Nueva York...

No me queda nada. Estoy de vacaciones pero organizando todos los preparativos para irme a estudiar el Máster. Ahora que tengo la beca mi principal objetivo es aprovecharla y orientarla hacia mi futuro profesional. Creo que es un reconocimiento a nivel personal al esfuerzo realizado en los estudios pero no creo que sea un éxito. No es un premio sino una oportunidad. Me voy a Estados Unidos ilusionada y con los ojos bien abiertos; tengo ganas de conocer qué se mueve por Nueva York y de no perderme nada. Pasar de vivir en Pozuelo con la familia a hacerlo en una ciudad tan multicultural en piso compartido va a ser un gran cambio. Me queda mucho camino por recorrer y subiré al avión teniendo claro que esto es sólo el principio. Yo no tengo un curriculum brillante a nivel de exposiciones o publicaciones pero sí es cierto que he ido haciendo cosas y estoy muy orgullosa de mis logros.

Cosas como participar en muestras colectivas en la Casa de Velázquez o protagonizar "perfomances" en Matadero, el Museo del Traje o la Sala de Arte Joven 2.0 de la Comunidad de Madrid. O como exponer en El Foro de Pozuelo un lugar al que se refiere como su comunidad artística y que confiesa echará de menos -como al aceite de oliva- sobre todo los viernes por la tarde. "Allí he vivido muy buenas experiencias y he conocido a gente muy interesante gracias sobre todo a Jesús Gironés, mi gran padrino".

Primero pregunto a Irene por aquello que le gusta hacer en su tiempo libre y luego me arrepiento. No ha tenido mucho pero disfruta de la música sobre todo en directo. Le gusta el jazz, el soul, el blues, el funky... los sonidos negros. Y no le gusta el IVA cultural. Quiere que lo bajen porque cree que penaliza y empobrece al país además de perjudicar -por poner un ejemplo- a muchos estudiantes que no pueden permitirse disfrutar de los conciertos. Le gusta dibujar a gente en El Retiro y tomarse una caña con los amigos y no le gusta la Ley Mordaza. Tiene claro el Madrid y la España que deja pero no sabe lo que se va a encontrar cuando vuelva a casa por Navidad como los del anuncio del turrón.

Quizás es mi impresión pero es como si mi vecina creciera al hablar del contexto político y social. Con entusiasmo asegura que contará a sus hijos, cuando los tenga, que vivió el 15-M y que tras aquello cobraron protagonismo los movimientos sociales y una nueva forma de entenderse y comunicarse. Y me adelanta que una de las primeras cosas que va a hacer cuando pise suelo americano es visitar el consulado para poder arreglar papeles y votar en las próximas elecciones.

www.irenemohedano.com





¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de En Pozuelo

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.