www.enpozuelo.es
Los colonos de Pozuelo
Ampliar

Los colonos de Pozuelo

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Antonio Benítez sonríe a la entrada de su casa bajo una espesa barba. Junto a su esposa Antonia Ruiz que está sentada en una butaca de mimbre sobre la que se apoya su hija María. La vivienda sigue en pie. Es la única que queda de una hilera de hotelitos levantados en los albores del siglo XX. Si pasas por la calle María Benítez fíjate en el número 10. Es el escenario de la fotografía que acompaña este Pozuelo en Blanco y Negro.
Antonio Benítez Guerrero nació en Málaga a mediados del siglo XIX y a finales decide trasladarse con su familia a Madrid donde durante algunos años regenta un estanco cerca del Congreso de los Diputados.

A comienzos del pasado siglo adquiere a los pies de la vía del tren de Pozuelo unos terrenos que comienza a vender a particulares. Aunque el andaluz gastaba poco en trajes era un hombre de negocios. Con la llegada del tren a Pozuelo sintió la llamada del oeste (de Madrid) y como tenía dinero para invertir no tuvo dudas.

La intención del señor con apellido en el callejero de su Pozuelo -donde también aparecen su mujer y su única hija- era construir una colonia de hotelitos. Lo primero que hizo fue habilitar en sus tierras un tejar para fabricar ladrillos con los que levantar las viviendas que, en las primeras décadas del siglo XX y sobre todo con la llegada de ilustres veraneantes, cambiaron el paisaje de un pueblo situado a pocos kilómetros de la Puerta del Sol.

Fuego y agua

Antonio Benítez fue Alcalde de Pozuelo de Alarcón durante los años de la dictadura de Primo de Rivera y tuvo más de un enfrentamiento con los vecinos del Pueblo con quema de coche incluida. El desencadenante: el agua que quería bajar al barrio de la Estación para abastecer a los nuevos habitantes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

3 comentarios