www.enpozuelo.es

Cómo disfrutar del sol protegiendo nuestra piel y nuestra salud

miércoles 09 de junio de 2021, 10:16h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Cómo disfrutar del sol protegiendo nuestra piel y nuestra salud
Ampliar
Los expertos de DosFarma nos explican todo lo que hay que saber antes de exponernos al sol este verano
Ya estamos casi en verano y la mayoría de los españoles están planeando sus vacaciones y este año, con más ganas que nunca. Muchos de ellos elegirán destinos en el que el sol será el protagonista, bien porque sean destinos con mar y playas, o porque dispongan de piscina, el resultado es que la exposición de nuestra piel a los rayos solares será mayor de lo habitual y todavía hoy en día muchos españoles no saben cómo protegerse adecuadamente. De hecho, según datos que maneja www.dosfarma.com, la farmacia online española líder del mercado, aunque nueve de cada diez españoles reconoce que exponerse al sol puede provocar problemas en la piel, un 25 % no utiliza ningún tipo de protección solar y ocho de cada diez solo la utiliza en playas y piscinas y no durante el resto del día aunque esté expuesto al sol. La consecuencia es un 30 % de los españoles admite que se quema en algún momento durante el verano.

A pesar de que el sol aporta diferentes beneficios a nuestra salud, como el desarrollo de la vitamina D, la cual ayuda al cuerpo a absorber el calcio (uno de los minerales imprescindibles para la formación normal de los huesos), o la producción de serotonina, un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar. También tiene una cara B: insolaciones, quemaduras, manchas, arrugas prematuras, lunares, alteraciones del sistema inmunitario, afecciones oculares e incluso cáncer de piel. De hecho, cada año, se diagnostican en el mundo unos tres millones de casos de cáncer de piel. Solo en España, más de 21.000 personas cada año sufren esta enfermedad. Y la única manera eficaz que realmente tenemos de evitar los efectos dañinos del sol es utilizar protectores solares o fotoprotectores.

Por ello, los expertos de DosFarma han elaborado una guía con todo lo que tenemos que saber este verano antes de exponernos al sol en playas y piscinas:

1. Tipos de radiaciones solares: UVB, UVA, infrarrojos y luz visible

Lo primero que tenemos que saber es que el sol emite diferentes tipos de radiaciones, entre las que destacan los rayos solares llamados UVA y UVB (conocidos comúnmente como rayos ultravioleta), los rayos infrarrojos y la luz visible.

Los rayos UVB

Son aquellos que inciden directamente en nuestra epidermis, la capa más superficial de la piel. Aunque son los de mayor energía, penetran poco en la piel y son los responsables de que se active la melanina y nos bronceemos, pero también son los causantes del enrojecimiento, las quemaduras, así como de posibles alergias e incluso cáncer de piel.


Los rayos UVA

Son los que penetran en las partes más profundas de la piel y el efecto que nos provocan es más a largo plazo, además de envejecimiento y la aparición de manchas son los responsables de las arrugas.


Los rayos infrarrojos

Representan el 40 % de las radiaciones que nos llegan del sol (por un 7 % de los ultravioleta) y son los que llegan al nivel más profundo de la piel, provocando el aceleramiento del envejecimiento cutáneo, además de la pérdida de firmeza y elasticidad de la piel. También son los causantes de la deshidratación y con ella las temidas insolaciones o golpes de calor.


La luz visible

Es la que penetra en las capas más profundas de la piel y responsable de que aumente el contenido de melanina lo que produce hiperpigmentación y estrés oxidativo, ocasionando manchas y el envejecimiento prematuro de la piel.


Una vez visto esto, está claro que es conveniente asegurarse de que el fotoprotector que vayamos a utilizar sea de alto espectro y que nos proteja frente a todos los tipos de radiaciones solares, ya sean rayos ultravioleta (UBV y UVA), rayos infrarrojos y luz visible. Una manera muy sencilla de asegurarnos en ver que en el envase las letras UVA Y UVB están rodeadas con un círculo. ¡Estos son los de mayor protección!


2. Factor de protección solar

El factor de protección solar o SPF es la medida de capacidad que tiene un fotoprotector para evitar que los rayos UVB provoquen quemaduras y problemas en la piel. Existen diferentes factores de protección solar, que abarcan desde el SPF 5 hasta el SPF 50+ y para entender en que consiste el número que lo acompaña debemos de saber primero qué tipo de piel tenemos o cuál es nuestro fototipo. Es decir, si nuestra piel es de las más claras o de fototipo I significa que podemos resistir al sol sin quemarnos aproximadamente durante 10 minutos. Si utilizáramos una crema con un SPF 20 tendríamos que multiplicar por 20 el tiempo que podemos estar expuestos al sol. O lo que es lo mismo: 10 minutos * SPF 20 = a 200 minutos. Este es el tiempo que podríamos estar al sol sin quemarnos antes de volvernos a aplicar fotoprotector. Esta es la teoría, pero hay otros factores que influyen en el tiempo de protección, como la intensidad del sol en el momento en el que estemos expuestas, los roces de nuestro cuerpo con la ropa, la toalla o la arena de la playa, la sudoración, los baños que nos demos... Por lo que todos los expertos recomiendan aplicarnos crema al menos cada dos horas y siempre después de cada baño. Además, es muy importante evitar las horas con mayor radiación solar, que abarcan desde las 12:00 de la mañana hasta las 16:00 de la tarde.

Por lo tanto, lo más importante para escoger el SPF más conveniente para nosotros es saber qué tipo de piel tenemos.

3. Fototipos

Como se ha dicho anteriormente es fundamental conocer cuál es el fototipo de nuestra piel para poder elegir adecuadamente el mejor protector solar. Su clasificación se realiza según la clasificación que hizo en 1975 el dermatólogo de la Universidad de Harvard Thomas B. Fitzpatrick y que hoy en día se conoce como la escala Fitzpatrick, en la que se tiene en cuenta la tonalidad de la piel, el color de los ojos, del cabello, la capacidad para brocearse y el tiempo que tarda la piel en quemarse sin protección:


Fototipo 1

Piel muy clara, muchas pecas, ojos claros azules, verdes o grises, pelo pelirrojo o rubio, poca o nula tolerancia al sol, la piel no se broncea, solo se enrojece o quema, 0-10 minutos. Protección recomendada cada dos horas: SPF más de 50.


Fototipo 2

Piel clara, algunas pecas, ojos azules o verdes, pelo rubio o castaño claro, la piel no se broncea casi nunca, la piel presenta quemaduras con facilidad al exponerse al sol, 10-15 minutos. Protección recomendada cada dos horas: SPF más de 50.


Fototipo 3

Piel clara caucásica, ninguna peca, ojos verdes o marrones claros, cabello castaño, la piel se broncea de una forma normal, quemaduras moderadas, 15-20 minutos. Protección recomendada cada dos horas: SPF de entre 50 y 30.


Fototipo 4

Piel morena mediterranea, ninguna peca, ojos marrones oscuros, pelo castaño oscuro, la piel se broncea rápido, pocas quemaduras, 20-25 minutos. Protección recomendada cada dos horas: SPF de 30.


Fototipo 5

Piel muy morena, ninguna peca, ojos marrones oscuros o negros, pelo negro o castaño oscuro, se broncea muy rápido, quemaduras poco frencuentes, 25-30 minutos. Protección recomendada cada dos horas: SPF de 30 a 15.


Fototipo 6

Piel muy oscura o negra, ninguna peca, ojos negros, pelo negro, se broncea muy rápido, quemaduras muy poco frencuentes, 30-35 minutos. Protección recomendada cada dos horas: SPF de 15.


4. Cantidad ideal de protector solar

Una vez que sabemos el tipo de crema que debemos utilizar, es recomendable también saber cuánta debemos ponernos. Para la piel del rostro, la cantidad adecuada son dos líneas extendidas en dos dedos. En cuanto al cuerpo, dos miligramos de crema solar por centímetro cuadrado del cuerpo cada vez que nos expongamos al sol, es decir, lo que equivaldría a llenar la mano de crema en cada aplicación. Además, lo aconsejable es aplicarla 30 minutos antes de exponernos al sol.

Por otro lado, la piel de nuestro rostro y la del cuerpo tienen distintas características y por tanto, diferentes necesidades, por ello, los protectores solares que utilicemos también deben de ser diferentes ya que su formulación no suele ser la misma ni en textura ni en formato, por lo que es muy importante que utilicemos diferentes cremas para proteger nuestro rostro y nuestro cuerpo.

5. Caducidad de los protectores solares y conservación

Una de las típicas preguntas que todos nos hacemos es: ¿los protectores solares caducan? Pues la respuesta es sí, hay una manera muy sencilla de saber cuánto dura una vez abierta. Basta con mirar en la descripción que encontramos detrás del producto, normalmente en la parte inferior, un símbolo de un tarro de crema abierta donde aparece un número y la letra M. Este es el tiempo en meses que dura el producto una vez abierto. Así, por ejemplo si vemos “12M” significa que ese producto tiene una duración de 12 meses desde que se abre para su primera aplicación.


Por otro lado, es necesario conservar el producto en un cuarto seco y fresco donde la temperatura se mantenga estable, a unos 22 grados aproximadamente. Si al abrir el bote la crema huele mal, tiene un aspecto atípico o su textura es muy líquida, es probable que no se haya conservado bien y haya perdido su efectividad y será mejor desecharla.


6. Otros consejos

Además de lo dicho anteriormente, no solo debemos protegernos del sol cuando vayamos a la playa o a una piscina, si no siempre que salgamos de casa, el sol no distingue donde estamos y sus rayos nos alcanzan en cualquier lugar, por ello debemos protegernos siempre, especialmente si hacemos turismo y vamos a pasar largas horas al aire libre. Por otro lado también hay que protegerse los días nublados, si bien podemos utilizar un factor de protección más bajo (como el 15 o el 20). Por otro lado es conveniente proteger nuestro cabello con una gorra o sombrero y nuestros ojos con unas gafas de sol, siempre homologadas y mantenernos bien hidratados en todo momento.

Tampoco debemos olvidar algo a lo que la mayoría de la gente no presta atención, al igual que puede quemarse nuestra piel, también nuestros labios, por lo que es fundamental utilizar un bálsamo labial con protección solar SPF alto, muy alto de amplio espectro.

Por último hay que recordar que la fotoprotección oral no es sustitutiva de la tópica, aunque la protección solar vía oral puede llegar a ser complementaria de la fotoprotección tópica, es necesario destacar, que en ningún caso estas cápsulas, utilizadas para proteger del sol nuestra piel y obtener un bronceado más moderado, deben sustituir a los protectores solares.

Clara Motos, farmacéutica de DosFarma, explica: “Se acerca el verano y con él las vacaciones de muchos españoles y una mayor exposición al sol por parte de la mayoría. Un momento en el que debemos prestar especial atención al cuidado de nuestra piel y a protegerla convenientemente de los rayos solares. Por ello, es muy importante saber elegir el protector solar que mejor se adapte a nosotros y a nuestras necesidades. Desde DosFarma hemos querido elaborar esta pequeña guía para que todo el mundo pueda disfrutar del sol, pero con precaución y seguridad. En cualquier caso, no hay que olvidar que cada piel es un mundo y que también es muy importante, en caso de tener algún tipo de duda, acudir a un especialista que nos indique el mejor tratamiento para nuestra piel.”
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios