www.enpozuelo.es

El lejano oeste y el blackjack ¿Qué relación guardan ambos?

miércoles 20 de octubre de 2021, 01:00h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El lejano oeste y el blackjack ¿Qué relación guardan ambos?
Ampliar

Una larga tradición acompaña al juego de blackjack originalmente llamado 21. En la era digital al alcance de todos es posible jugar al blackjack gratis en bonocasino.es en forma online, una página especializada en diversos juegos y bonos de casino. Así que, en cualquier momento y lugar puedes acceder a los mejores sitios de casino y disfrutar de este juego cargado de estrategia, historia y tradición.

El blackjack como muchos otros juegos de cartas ha sufrido diversas transformaciones hasta adoptar las formas, regulaciones y reglas que presenta hoy en día. Este juego fue hace algún tiempo, predominantemente masculino, aún hoy en día tiene cierta inclinación, aunque cada vez más mujeres son expertas jugadoras. No obstante, incluso en sus orígenes, mujeres como la legendaria Eleanor Dumont, fueron reconocidas como grandes jugadoras de blackjack.

El oeste y el estereotipo masculino

Muchos de los juegos de azar y en especial el blackjack fue limitado para las mujeres, en una época en la cual los estereotipos de género eran abrumadores. Parte de la historia del blackjack señala que su nombre se originó en el lejano oeste, luego que los colonos franceses difundieran este juego en la región. Este quizás sea uno de los aspectos fundamentales que revistió al juego de un estereotipo masculino.

Toda la historia que se suscitó a partir de la migración hacia esta zona de Norteamérica y la forma en que estos áridos paisajes se transformaron en poblados, ha sido reseñada con grandes sesgos. El primero y el más obvio es el asignado a los aborígenes, que estaban asentados en estas tierras y a quienes se le estigmatizó como indios salvajes. La filmografía norteamericana en los westerns, popularizados entre 1940 – 1960 dio pie a ello, así como a la imagen del cowboy blanco, apuesto, misterioso y valiente, cuando en realidad eran interraciales y por lo general marginados socialmente.

El otro gran sesgo fue la negación del papel de las mujeres en este proceso de colonización, asentamiento y consolidación de poblados, y posteriores ciudades. Si bien es cierto que la mayoría de los migrantes eran masculinos y el porcentaje de meretrices era alto, a causa de las inhóspitas condiciones de vida y a diversos factores relacionados con la moralidad de la época, también lo fue que diversas mujeres contribuyeron a fundar y edificar el lejano oeste, pero la historia las ha vuelto cas invicibles.

Las mujeres pioneras del desarrollo en el lejano oeste

El western tendía a presentar dos tipos de mujeres, la damisela en peligro y la meretriz seductora. Con sus salvadas excepciones, el western daba un rol decorativo a la mujer. Sin embargo, muchas mujeres en el oeste eran firmemente independientes, sabían disparar, cabalgar y en medio de un ambiente tan hostil, eran mujeres pioneras en campos tradicionalmente masculinos, capaces de levantar una granja en un territorio tan agreste.

Aunque parezca particularmente extraño, las brutales características del lejano oeste, con tierras vírgenes sin leyes, también constituían una oportunidad para las mujeres de ser independientes. Podían hacer cosas que en otros lugares estaban vetadas, trabajaban y a la vez de levantar sus propiedades con esfuerzo, promovían el desarrollo social. Formaban organizaciones para la creación y mejoras de escuelas, fundación de bibliotecas, ayuda y beneficencia, así como el desarrollo de áreas económicas y emprendimientos.

Las mujeres en estos poblados establecieron negocios, como lavanderías y tiendas, cría y venta de pollos, así como diversos negocios importantes para la sobrevivencia de sus familias y para el progreso de estos territorios. A pesar de este papel significativo, se carece de fuentes históricas que puedan mostrar la amplitud de funciones y los aportes que, para el desarrollo de esta región dieron las mujeres. Por una parte, porque la mayoría de ellas eran analfabetas, por otra que estaban sumamente ocupadas en su sobrevivencia y la de su familia, así que los cronistas que escribían la historia eran hombres.

La historia de Eleonor Dumont

Entre las pocas historias que trascendieron y se hicieron populares, está una de las más interesantes leyendas del lejano oeste: Eleanor Dumont quien fue apodada como Madame Moustache. Eleonor Dumont ha sido reconocida como la primera y sumamente famosa jugadora profesional de blackjack, en un tiempo y lugar en el que este juego era exclusivamente masculino.

En 1854 fundó en California su propio casino llamado Vingt-Et-Un. Lo particular de este sitio era que contrastaba con los tradicionales salones de juegos. Los jugadores debían asistir con ropas limpias, no se permitían peleas ni usar expresiones vulgares y la crupier – Eleanor- era una mujer que además brindaba champaña a sus clientes.

Esta famosa jugadora fue popular y muy respetada, a pesar de la crudeza de cualquier situación Dumont se caracterizó por ser solidaria. Luego de haber sido una empresaria del mundo de los juegos, sufrió reveses y traiciones que cambiaron su estilo de vida. No obstante, siempre será recordada en el mundo del blackjack.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios