www.enpozuelo.es

Cambiar el enfoque del cáncer de mama hacia la prevención

jueves 14 de octubre de 2021, 12:52h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Cambiar el enfoque del cáncer de mama hacia la prevención
Si las medidas de protección se adoptaran de manera generalizada, podrían reducir significativamente las posibilidades de las mujeres de padecer cáncer de mama.

Los esfuerzos para reducir las muertes por cáncer de mama en mujeres se han centrado durante mucho tiempo en la detección temprana y el tratamiento posquirúrgico con medicamentos, radiación o ambos para ayudar a mantener a raya la enfermedad. Y ambos enfoques, utilizados solos o juntos, han dado como resultado una reducción drástica de la mortalidad por cáncer de mama en las últimas décadas.

La tasa de supervivencia promedio a cinco años es ahora del 90%, e incluso más alta (99%) si el cáncer se limita a la mama, o del 85% si se ha diseminado a los ganglios linfáticos regionales.

Sin embargo, aunque un porcentaje cada vez mayor de mujeres sobrevive al cáncer de mama, la enfermedad todavía asusta a muchas mujeres y a sus seres queridos. Afecta a una de cada ocho mujeres y sigue siendo la segunda causa de muerte por cáncer, hechos que sugieren que se debe dedicar al menos el mismo tiempo a lo que podría ser una estrategia aún más eficaz: la prevención.

La Doctora María José Galán del equipo de Ginecólogas Toledo comenta: “En la prevención del cáncer de mama es fundamental la realización de revisiones periódicas con exploración física por un especialista y la realización de estudios radiológicos de mama (mamografía y ecografía de mama fundamentalmente)”.

También es importante adquirir hábitos de vida saludables que conllevan perder peso, una dieta baja en grasas y la realización de ejercicio físico de forma regular.

Por ejemplo, el Grupo Ginecólogas de Toledo recomienda un estudio más regular y exhaustivo a las mujeres cuyos antecedentes personales, familiares o hallazgos en una mamografía sugieren que enfrentan un riesgo mayor que el promedio de desarrollar cáncer de mama.

Desafortunadamente, las realidades de la vida moderna a menudo van en contra de los factores que se sabe que reducen el riesgo de cáncer de mama, y ​​no todos los factores de riesgo conocidos son modificables, lo que hace que sea especialmente importante que las mujeres adopten aquellos que están a su alcance para practicar.

La principal característica no modificable es la edad, el mayor factor de riesgo de esta enfermedad, ya que las mujeres de hoy viven casi 30 años más que hace un siglo. Además, la pubertad comienza antes, las mujeres tienen sus primeros embarazos a término más tarde, y al menos una madre de cada cinco amamantan durante seis meses o más, y algunas mujeres ingresan a la menopausia más tarde que el promedio, todo lo cual aumenta la cantidad de años en que los senos están expuestos al cáncer al promover hormonas.

Hoy en día, más mujeres beben alcohol y en mayores cantidades que en décadas pasadas, y el riesgo de cáncer de mama aumenta en proporción directa a la cantidad y la frecuencia con que bebe una mujer. Ha aumentado la exposición a contaminantes ambientales que pueden alterar el equilibrio normal de hormonas y poner en riesgo los senos. Sin embargo, ni beber café ni usar píldoras anticonceptivas afectan negativamente al riesgo.

Para agravar los efectos de estos cambios está la alta tasa de sobrepeso y obesidad en niñas y mujeres adultas. La grasa corporal produce estrógenos y también almacena contaminantes ambientales. Los beneficios de evitar el exceso de peso van mucho más allá de la prevención del cáncer.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios