www.enpozuelo.es

La población española reconoce no hidratarse adecuadamente

domingo 26 de diciembre de 2021, 13:40h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

La población española reconoce no hidratarse adecuadamente
Ampliar

El 75% de los españoles no cumple con las recomendaciones sobre ingesta diaria de agua propuestas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.

Los españoles estamos lejos de cumplir las recomendaciones de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) sobre el consumo de agua, que debería oscilar entre los dos y tres litros al día. Así lo señala la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española (ENIDE), dentro del Estudio científico Anibes “Hábitos de consumo de bebidas y su asociación con la ingesta total de agua y de energía en la población española”, que señala que los hombres ingirieron de media 1,7 litros/día, aproximadamente un 33% menos de las recomendaciones establecidas, y las mujeres 1,6 litros día, cerca de un 21% menos.

El agua fue la bebida consumida con mayor frecuencia, seguida de la leche, para ambos sexos. No obstante, en promedio, el porcentaje del consumo total de bebidas a partir de agua o en forma de agua fue del 46% para las mujeres y 41% para los hombres.

En este sentido, el Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) recuerda que mantener una hidratación adecuada y constante a lo largo del día es uno de los pilares fundamentales para conseguir y mantener un estilo de vida saludable, especialmente, durante la época estival.

Hay que tener en cuenta que el agua es el principal componente de los seres humanos (aproximadamente el 60% de nuestro peso es agua), y representa un destacado papel en numerosas funciones que contribuyen al equilibrio vital del organismo, siendo un elemento esencial para la mayoría de los procesos fisiológicos.

Sin embargo, aunque dependemos de ella, nuestro organismo no es capaz de sintetizarla en cantidades suficientes (solo unos 250 ó 300 ml al día) ni de almacenarla, por lo que debemos ingerir, diariamente, cantidades iguales a la que se pierden durante un día (en torno a 2,5 litros al día a través del sudor, la respiración o procesos fisiológicos).

Por ello, las principales instituciones a nivel mundial y europeo, como la OMS y la EFSA, recomiendan una ingesta total de agua de 2 litros al día para las mujeres adultas y 2,5 litros al día para hombres adultos, bajo condiciones normales de actividad y temperatura. Así, en concreto, recomiendan que el 80% sea por ingesta directa de agua y un 20% a través de los alimentos que ingerimos.

La importancia del agua en los procesos fisiológicos

El agua desempeña múltiples funciones vitales que resultan esenciales para el perfecto funcionamiento de nuestro organismo. En concreto:

  • Transporta los nutrientes, vitaminas y minerales por el organismo.
  • Activa las encimas esenciales para suministrar energía que necesitan el cuerpo.
  • Facilita la digestión.
  • Favorece la eliminación de impurezas y toxinas del organismo.
  • Mejora la concentración y el rendimiento intelectual.
  • Ayuda a mejorar el rendimiento físico y a recuperar la pérdida de agua derivada del mismo.
  • Contribuye a prevenir el desarrollo de procesos infecciosos y alérgicos de la piel.
  • Mantiene la termorregulación.
  • Evita la deshidratación.

A pesar de ello, la mayoría de las personas bebemos agua solo cuando tenemos sed. En estos casos, además, lo habitual es tomarla de forma rápida o de un solo trago para saciar la sed en la mayor brevedad posible. Precisamente la sed, es un síntoma de alerta que sirve para activar nuestro propio organismo e indicarnos que el cuerpo ya está deshidratado. Este síntoma puede ir acompañado de pérdida de apetito, malestar, fatiga, debilidad y dolores de cabeza, y supone la pérdida de entre el 1 y el 2% de nuestro peso corporal.

La forma de ingesta y la calidad del agua

Para mantener una adecuada hidratación en todo momento y lugar, asegurándonos la cantidad correcta de agua, los expertos del Instituto de Investigación Agua y Salud recomiendan 3 aspectos claves:

  • Ingesta de 2 litros al día en el caso de las mujeres y 2,5 litros al día en el caso de los hombres, en condiciones normales de actividad y temperatura.
  • Llevar una botella de agua para recordarnos la necesidad de ingesta de agua en intervalos regulares, unos 330 ml cada 2 horas aproximadamente,
  • Beber de agua a una temperatura de 10 a 15 ºC despacio y a pequeños sorbos, para una mejor absorción.

Pero tan importante es la forma de hacerlo en cantidad y frecuencia, como en calidad. En este sentido, las aguas minerales naturales ofrecen la máxima garantía, calidad y seguridad alimentaria, ya que son aguas sanas y puras desde su origen y no necesitan ni requieren de ningún tipo de tratamiento químico para su consumo. Tener una botella de agua cerca contribuye a mantener unos hábitos saludables de hidratación.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios