www.enpozuelo.es

Patricia González Piquero, antigua alumna del instituto Gerardo Diego, representante de la delegación española en el EUCYS

miércoles 21 de septiembre de 2022, 11:13h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Patricia González Piquero, antigua alumna del instituto Gerardo Diego, representante de la delegación española en el EUCYS
Ampliar

Este certamen es de los más prestigiosos del mundo, en el que participaron más de 130 estudiantes de 33 países diferentes de entre 15 y 20 años. El nivel de todos los proyectos era excepcional. En la página web se puede echar un vistazo a todos los trabajos presentados.

Hablamos con la joven para que nos explique más:

¿Cuándo realizaste el trabajo?

El trabajo de investigación lo realicé en el programa de excelencia de bachillerato, y se titula "Influence of the cultural level in the extinction of Homo neanderthalensis in its competition with Homo sapiens: analysis through the game of contests". Ya solo el hecho de haber sido seleccionada en el Certamen de Jóvenes Investigadores, celebrado el pasado diciembre, para ir como representante de toda España es todo un privilegio, pero además yo he tenido la suerte de ganar un premio especial, “EIROFORUM Special Donated Prize” , EUROfusion, que consiste en la estancia en un centro de investigación en UK durante una semana.

¿Cómo quedó su proyecto?

Además de este premio, mi proyecto obtuvo el primer premio en el Certamen de jóvenes investigadores (a nivel nacional), el segundo premio europeo en la Exporecerca Jove en Barcelona el pasado marzo (también a nivel nacional) y el premio especial LIYSF, además de ser seleccionado para participar en otros certámenes internacionales.

¿Qué es EUCYS?


EUCYS es uno los certámenes de investigación más prestigiosos del mundo, en el que este año han participado más de 130 estudiantes de 33 países diferentes. Sus siglas significan EU Contest for Young Scientists. Esta edición se ha llevado a cabo en Leiden, Ciudad Europea de la Ciencia 2022, en la que además de este concurso se llevan a cabo múltiples actividades que intentan acercar la comunidad científica a la sociedad.

En este certamen los estudiantes pasan por un proceso de selección de los trabajos que serán premiados, que en el caso de este año ha durado 5 jornadas de alrededor de 3 horas y media cada una. Jurados de diferentes países, investigadores especialistas en varias áreas de investigación han entrevistado a los participantes, los cuales han explicado sus trabajos apoyándose en el material que incluían en el “stand”, pudiendo ser este pósters, prototipos o experimentos dependiendo del área de estudio.

Además de ser una experiencia increíble en el ámbito de la investigación, también lo es a la hora de conocer a participantes de todo el mundo. Personalmente la parte que más se valora de este certamen son los nuevos compañeros y amigos con los que conectas, de forma que EUCYS se convierte en una experiencia inolvidable y una forma de ampliar las conexiones entre miembros de diferentes países.

Este año hemos participado tres proyectos como parte de la delegación española representante en el certamen. Estos trabajos obtuvieron el Primer premio en el Certámen de Jóvenes Investigadores, celebrado el pasado diciembre en Málaga. Solo el hecho de haber sido seleccionados entre todos los trabajos presentados en España es todo un privilegio, ya que poder
compartir nuestra investigación con personas de todo el mundo y conocer la investigación de otros participantes es una gran fuente de inspiración. Los casi 90 trabajos presentados en el EUCYS han sido seleccionados entre 65.000 de todos los países participantes y haber llegado hasta allí es todo un logro. Además yo tengo la suerte de volver a casa con un premio especial: “EIROFORUM Special Donated Prize”, el cual consiste en una estancia de una semana en EUROfusion, un centro de investigación en el Reino Unido (European Consortium for the Development of Fusion Energy)


¿En qué consiste tu trabajo de investigación?

El trabajo de investigación que he presentado se titula “Influence of the cultural level in the extinction of Homo neanderthalensis in its competition with Homo sapiens: analysis through the game of contests”. Se trata del desarrollo de un modelo matemático basado en la teoría de juegos, con el que tratamos de encontrar respuestas a lo que pudo pasar hace miles de años. Las causas de la extinción del Neandertal siguen siendo desconocidas actualmente, pero el hecho de que su extinción ocurriese tan solo 20.000 años después de la llegada del Sapiens a Europa hace suponer que la interacción con esta nueva especie y la competición por los recursos entre ambas fuese la causa de su extinción, la cual es una de las hipótesis más extendidas entre los investigadores.

En este trabajo se incluyen conceptos como el crecimiento poblacional según su adaptación al medio mediante la ecuación del replicador, la variación del nivel cultural de cada especie y las probabilidades de éxito en la competición por los recursos determinadas con la contienda de Tullock.

Es cierto que no es muy común mezclar campos tan diferentes como son las matemáticas y la historia, pero realmente el mensaje que se puede transmitir con esto es que las matemáticas se
pueden aplicar a muchas situaciones y son realmente útiles para obtener información, estudiar sucesos y obtener resultados en todos los campos de investigación.

La investigación se centra en el papel que tuvo el nivel cultural de cada especie, el cual podemos definir como la capacidad que tenían para relacionarse entre ellos, crear nuevas estrategias, la capacidad de relacionarse con el medio (conocimiento de los riesgos, obtención del alimento...) y la habilidad para desarrollar nuevas herramientas y tecnología.

¿Cómo se te ocurrió presentarte?

Todo comenzó en octubre de 2021, cuando recibí un correo electrónico en el indicaban que mi trabajo había sido seleccionado para participar en la fase final del Certamen de Jóvenes
investigadores. Allí presenté mi trabajo ante un público, mayoritariamente investigadores de gran renombre y en un escenario con micrófono, una situación totalmente nueva para mi. Cuando en la entrega de premios dijeron mi nombre estaba realmente emocionada, no me esperaba para nada ganar el Primer premio en un certamen nacional y mucho menos ser elegida como representante para ir al concurso más importante de Europa, el EUCYS.

Tras varios meses preparando el material que iba a presentar allí, llegó el día en el que viajaría a Leiden para exponer mi trabajo de investigación ante jurados de todo el mundo. Llegamos a
Hooglandse Kerk, el lugar donde se organizaba la mayor parte del evento, y comencé a preparar mi stand. Además ese día la organización había preparado una cena en la que conocería a muchos de los participantes del concurso y a los que más adelante consideraría mis amigos.

En el primer día de exposiciones recibí la visita de varios jurados de Francia y Austria, a los que se le sumarían los de Polonia e Italia que vendrían en los días siguientes. En este concurso no solo he podido recibir feedback para continuar mi investigación, sino que también he conectado con gente de países de toda Europa.

Pero la mejor parte de este concurso ha sido poder conocer a participantes de todo el mundo, entre ellos los de Finlandia, Eslovenia, Bélgica, Letonia, Luxemburgo, Francia, Georgia, Bulgaria, Hungría y muchos más. Además de aprender de los diferentes temas de investigación, hemos podido conocer un poco más sobre las culturas de cada país. También pudimos compartir nuestras experiencias y pasar un buen rato en las actividades que se organizaron en el certamen.

Una vez explicada mi experiencia me gustaría transmitir un mensaje a todas las personas curiosas que quieren aprender e investigar sobre lo que les interesa. Al inicio de mi investigación yo
estaba realmente perdida y muy saturada con la cantidad de información que no llegaba a comprender, pero en ese momento no sabía hasta dónde podía llegar. Una vez comencé a introducirme en el tema, todo parecía más sencillo y cada vez que aprendía algo quería saber más y más sobre el tema. Por ello me gustaría que todas las personas que tengan una idea, un proyecto o una iniciativa no se diesen por vencidas al principio ya que como el refrán dice: “Subió la mona a un nogal, y cogiendo una nuez verde, en la cáscara la muerde. Como le supo tan mal, arrojola el animal, y se quedó sin comer. Esto suele suceder a quien su empresa abandona cuando encuentra, como la mona, un principio al qué vencer.” Vale la pena ese “principio que vencer.”

Sinceramente yo no podría haberlo hecho sin el apoyo que he recibido y por ello quiero agradecer especialmente a mi tutor, Salvador Fernández Casares, quien me ha ayudado y ha dedicado muchísimo tiempo y esfuerzo a este proyecto. Además también me gustaría agradecerle a toda mi familia por enseñarme a aprender, animarme cuando no quería continuar y por hacerme reir cuando más lo he necesitado.

La verdad es que este certamen puede servir como inspiración para muchos jóvenes ya que la mayoría de los participantes tenían entre 15 y 20 años. Dando a conocer estos proyectos muchas personas se animarían a desarrollar esa idea que tienen en mente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios