www.enpozuelo.es

Las prótesis de pene permiten a los hombres con disfunción eréctil mantener relaciones sexuales satisfactorias

jueves 17 de noviembre de 2022, 07:39h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Las prótesis de pene permiten a los hombres con disfunción eréctil mantener relaciones sexuales satisfactorias
Ampliar

El implante peneano es un dispositivo que se coloca dentro del órgano genital masculino para permitir que el paciente recupere su funcionalidad sexual, es decir, que tenga una erección

“Se trata de una técnica segura y satisfactoria, y para la cual tenemos grandes especialistas en España. Por ello, es fundamental que la población sepa que la intervención forma parte del protocolo habitual disponible para tratar esta dolencia”, subraya el Dr. Enrique Lledó, responsable del servicio de urología del Hospital Universitario Vithas Madrid La Milagrosa y responsable del equipo de urólogos Grupo AVANTE en el Hospital Universitario Vithas Madrid Arturo Soria

Según el especialista, “un protocolo adecuado de seguimiento, formación e información va a permitir obtener resultados óptimos, con niveles de satisfacción mayores del 85-90 %. Y, consecuentemente, mejorías evidentes en la calidad de vida”

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en torno al 50 % de los hombres por encima de los 50 años padece o padecerá disfunción eréctil en diversos grados de intensidad, “especialmente si asocian factores de riesgo vascular”, añade el doctor Enrique Lledó, responsable del servicio de urología del Hospital Universitario Vithas Madrid La Milagrosa y responsable del equipo de urólogos Grupo AVANTE en el Hospital Universitario Vithas Madrid Arturo Soria. Tal y como apunta el especialista, cuando este problema aparece, el paciente debe acudir a su médico general y/o a su urólogo para ser evaluado.

Existen varias medidas de tratamiento, entre las que destacan realizar ejercicio físico moderado, regular la dieta y controlar posibles enfermedades, como la hipertensión arterial y la diabetes. “Si no son suficientes y no existen contraindicaciones específicas, se aplica un tratamiento con medicamentos orales y/o tópicos. Además, es recomendable que el paciente con factores de riesgo vascular y disfunción eréctil sea evaluado también desde un punto de vista cardiológico”, asegura el Dr. Lledó. En el caso de que ninguna medida farmacológica resulte eficaz, se plantea la opción del tratamiento quirúrgico con el implante de la prótesis de pene.

Este dispositivo permite al paciente conseguir una rigidez suficiente para poder mantener relaciones sexuales satisfactorias. Consta de unos cilindros que se implantan, mediante una intervención quirúrgica, en el interior de los cuerpos cavernosos; de un reservorio que contiene suero fisiológico y de un sistema de bombeo en el escroto que permite rellenar y vaciar el dispositivo a voluntad del hombre y su pareja. “Cuando el paciente quiere mantener relaciones sexuales, activa el dispositivo mediante pulsación intermitente de la bomba, lo que permite que el líquido del reservorio pase a los cilindros, proporcionando rigidez al pene”, detalla el especialista.

Para llevar a cabo esta intervención, el tipo de anestesia que se aplica al paciente puede ser general, raquídea o con mascarilla laríngea, y la persona deberá permanecer ingresada 24 horas. Según el Dr. Lledó, este procedimiento quirúrgico es reversible: “Por supuesto, si el paciente no queda satisfecho con el implante, se puede retirar, pero no es conveniente por la repercusión psicológica y anatómica. Lo importante es hablar exhaustivamente con él y darle toda la información precisa”.

Explicar el tratamiento de una forma comprensible

Según el Dr. Lledó, la demanda de este tratamiento “no está lo potencialmente extendida que debería”, aunque el verdadero problema radica “en explicarlo y darlo a conocer de una forma clara y comprensible”. En ese sentido, destaca que se trata de una técnica “segura y satisfactoria, y para la cual tenemos grandes especialistas en España. Por ello, es fundamental que los pacientes sepan que la intervención forma parte del protocolo habitual disponible para tratar esta dolencia”.

Además, subraya que la indicación del implante debe realizarse y consensuarse siempre tras una larga conversación con el paciente y su pareja, explicando los riesgos y beneficios, así como las expectativas. “Deben tener una amplia información y sus preguntas y dudas tienen que ser respondidas y resueltas para decidir conjuntamente. Es fundamental que el equipo médico y de enfermería les acompañen antes y durante la intervención, así como después de recibir el alta”, asegura.

En ese sentido, el Dr. Lledó sostiene que, tras el alta, el paciente y su pareja no solo van a tener dudas y preguntas, sino también la necesidad de familiarizarse con el dispositivo y su uso. “Un protocolo adecuado de seguimiento, formación e información va a permitir obtener resultados óptimos, con niveles de satisfacción superiores al 85-90 %. Y, consecuentemente, mejorías evidentes en la calidad de vida. Contamos con medios para ayudarles. Es importante que la persona acuda al médico y que los especialistas conozcan las diversas opciones de tratamiento y dónde remitir en cada momento”, concluye.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios