www.enpozuelo.es

Doney, 8 meses en lo alto de la grúa del centro de Pozuelo de Alarcón

miércoles 03 de noviembre de 2010, 08:32h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Doney, el trabajador de Estructuras Jigar, cumple 8 meses subido a la grúa de 40 metros de altura de las obras del centro de Pozuelo de Alarcón.

Hoy se cumplen 8 meses desde que Doney Ramirez (colombiano de 36 años) se encaramó a la grúa para reclamar el impago de 150.000 euros que Ploder Uicesa debe a la empresa Estructuras Jigar, para la que trabaja. Jigar S.A. realizó las obras del encofrado del aparcamiento subterráneo de la obras de plaza Padre Vallet.

Doney hace meses que avisó que no pensaba bajarse hasta que Jigar no cobre su dinero. «Los que me rodean están muy preocupados por mí y me piden que lo deje, pero precisamente después de tanto tiempo no puedo abandonar esta lucha», asegura. Él mismo se sorprende de lo bien que se encuentra física y mentalmente después de tanto tiempo en una situación tan extrema.

Para estar en forma practica deporte en el pequeño espacio en el que habita. Ejercicios para no perder movilidad, sentadillas, estiramientos para la columna, flexiones de pecho, todo lo que le permita moverse en la estrecha estructura de la grúa. Y para no perder la cabeza se apoya de las llamadas que le hace la gente y de una pequeña radio que ha heredado de los que le precedieron en la protesta, Sandy y David Cediel.

Arturo Sandín, dueño de Estructuras Jigar le sigue asistiendo en el día a día, mandándole la comida tres veces al día.

El vigilante de Ploder, por su lado, se encarga de que no le suban revistas ni periódicos, ni nada que le entretenga o le haga la vida un poquito más fácil a 40 metros de altura.

Por su parte, el concejal de Obras y Servicios del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, Pablo Gil, aseguró que la Administración local "ha hecho todo lo que ha podido hacer" que es "mediar entre una empresa que no puede pagar y la otra" y aseveró que no servía "de nada" esta manera de protestar.

Asimismo informó que el Ayuntamiento "no tiene deudas con ninguna" de las empresas y aclaró que "es un problema entre particulares". En este sentido, explicó que Ploder Uicesa "es la que tiene la deuda reconocida y está en concurso de acreedores", por lo que "la ley obliga a no hacer ningún pago anterior a cuando se presentó al concurso".

Según Arturo Sandín, propietario de Jigar, "La ley concursal de este país es una vergüenza". Asegura que Ploder Uicesa no sólo les debe a ellos. «En total debe a un montón de proveedores, familias y empresas pequeñas unos 300 millones. Esta sujeta a un concurso de acreedores y el Estado ni siquiera le ha llamado la atención".

Doney continúa con su grupo de apoyo de más 2.600 seguidores (Apoyo a David,el chico de la grúa) en Facebook y su propio perfil "Doney Ramirez" que le gestiona su amiga Orisel Gaspar, vecina de Pozuelo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios