www.enpozuelo.es

¿Por qué hay pocas mujeres en el mundo del póker?

lunes 21 de junio de 2021, 15:02h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

¿Por qué hay pocas mujeres en el mundo del póker?
Ampliar

La Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), organismo regulador del sector del juego en España, ha publicado el informe ‘Análisis del perfil del jugador online 2020’. Según los datos del análisis, un total de 443.506 personas jugaron al póker online en España, lo que representa un incremento del 15,36% respecto a 2019. De estos jugadores activos, 386.149 fueron hombres (87,07%) y 57.357 fueron mujeres (12,93%). Uno de los aspectos más destacados del póker es que es un deporte al alcance de todas las personas. Independientemente de la edad, profesión o sexo, cualquier persona puede aprender a jugar al póker y disfrutar de partidas en las salas de póker online. Al menos, así son las cosas en teoría, aunque el juego de carta sigue estando dominado en gran medida por hombres.

A día de hoy, las mujeres que juegan al póker de forma profesional no llegan al 5%. Esto se observa en cualquier torneo de póker en vivo. También puede observarse claramente en la lista histórica de ganancias de todos los tiempos, donde la estadounidense Vanessa Selbst es la única jugadora en el top 100. La catalana Leo Margets lleva trece años dedicándose profesionalmente al póker. La jugadora española señala que el juego de cartas es “una meritocracia en la que tú demuestras lo que vales en la mesa. La realidad es que a las mujeres en general no les gusta jugar al póker y no pasa nada. Simplemente hay que aceptar que tenemos intereses diferentes a los hombres”. “Lo que está claro es que competimos en igualdad de condiciones y podemos hacerlo perfectamente”, añade Margets.

Un terreno exclusivo para los hombres

Entonces, ¿las mujeres no encuentran el póker lo suficientemente interesante, o hay alguna explicación más profunda para comprender este fenómeno? Lo primero que hay que tener en cuenta es la historia del juego de cartas. El póker comenzó como una actividad dominada por hombres. Muy pocas mujeres frecuentaban las mesas, ya que su presencia iba en contra de las normas sociales de la época. Aquellas jugadoras que decidieron romper las reglas se convirtieron en diana de etiquetas negativas por parte de sus contemporáneos. De esta forma, desde el principio, el juego de cartas se convirtió en un terreno exclusivo para los hombres. Un mal comienzo que alejó la inclusión de la mujer en el mundo de los naipes.

El papel de la mujer en el póker ha cambiado bastante a lo largo de las décadas. Ya no estamos en la época del Salvaje Oeste, donde las pocas mujeres que entraban en los famosos saloons acaparaban la atención de los hombres. Hoy en día, las jugadoras pueden encontrar innumerables salas de póker online que no discriminan a nadie por su raza o sexo. Siempre que sea mayor de edad, puede registrarse y aprender cómo jugar al póker. Además, la identidad siempre está oculta detrás de un seudónimo, por lo que el resto de jugadores de la mesa no sabrá tu género si prefieres mantenerlo oculto. Un entorno seguro y protegido que ha atraído a muchas mujeres en los últimos años, que prefieren el póker online antes que el póker en vivo.

Falta de publicidad enfocada a las mujeres

Hoy en día, la proporción de jugadores sigue estando a favor de los hombres, pero la situación en el póker online es mejor que en las partidas en vivo. A pesar de ello, el nivel de interés por el juego de cartas entre las mujeres sigue siendo bajo. Esto se debe principalmente a que las campañas de publicidad y marketing, dos de las profesiones del futuro, están centradas en los hombres. Un enfoque que se remonta a la victoria de Chris Moneymaker en el año 2003, cuando comenzó el boom del póker a nivel mundial.

A raíz de la inesperada victoria del contable estadounidense en el Main Event de las World Series of Poker (WSOP), el torneo de póker en vivo más importante del circuito de póker internacional, las salas de póker online y los organizadores de eventos de póker en vivo invirtieron una gran cantidad de dinero en publicidad, pero un gran porcentaje de esta publicidad estaba dirigida a una audiencia masculina. Las mujeres rara vez han aparecido en los anuncios de póker, y esto no ha cambiado mucho desde entonces. Si bien es cierto que hay jugadoras profesionales que han firmado acuerdos de patrocinio y representan a salas de póker online, la realidad es que pocas jugadoras están en el foco de la publicidad.

El impulso de la mujer en el póker

En los últimos años, la industria del póker ha intentado atraer a más mujeres a las mesas de juego. El objetivo es impulsar la base de jugadores y mostrar un nuevo enfoque del juego de cartas. Aunque todavía queda un largo camino por recorrer, cada vez más mujeres aportan sus habilidades en las mesas, y los expertos señalan que la victoria de una mujer en el Main Event de las WSOP es solo cuestión de tiempo. Desde sus inicios en 1970, ninguna mujer ha conseguido alzarse con el brazalete del torneo de póker en vivo más importante del mundo. De hecho, solo la estadounidense Barbara Enright ha llegado a la mesa final del Main Event, y lo hizo en la edición de 1995. Además, pocas mujeres han ganado un evento de las WSOP a lo largo de la historia.

No cabe duda de que la victoria de una jugadora en el Main Event de las WSOP impulsaría el interés por el póker entre las mujeres, algo similar a lo que ocurrió en 2003 con el brazalete de Moneymaker. Al fin y al cabo, la Serie Mundial de Póker es el más importante y prestigioso conjunto de torneos de póker del mundo, por lo que acercaría la inclusión de la mujer en el juego de cartas. Todo ello para consolidar el papel de la mujer en el póker y seguir el camino que iniciaron pioneras como Barbara Enright, la primera mujer en ingresar al Salón de la Fama del Poker; Vanessa Selbst, la mujer con mayores ingresos en póker de la historia; y Annette Obrestad, la jugadora más joven de la historia en ganar un brazalete de las WSOP.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios