www.enpozuelo.es

Una gran quedada, motos y velas en Pozuelo

lunes 10 de septiembre de 2012, 10:46h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Las Fiestas Patronales han terminado con el XI Festival de Danza y Folklore. Una semana después de la procesión el único color que se veía por las calles era el de los cuadros del Pintapozuelo y el de los trajes regionales del grupo de coros y danza La Encina de la Casa de Extremadura.

Es increíble como ha cambiado el paisaje del corazón urbano de Pozuelo. Los chicos y chicas de las peñas han guardado blusones y camisetas, han cerrado las puertas de sus sedes y las charangas se han ido con la música a otra parte. Las luces ya no iluminan a las gentes y ayer quedaba poco color en las calles y plazas del centro. Por la mañana el del medio centenar de niños y niñas apostados en diferentes rincones pintando la ciudad y por la tarde el que lucían los extremeños para la actuación que cada año cierra los festejos en honor de la Virgen de la Consolación.

Si viajamos en el tiempo vemos a la Patrona rodeada de velas tras la Traca Fin de fiestas, el Pobre de Mí con el que la peña taurina El Albero se despedía de los vecinos hasta el año que viene y a Chaíto cantando el Cristo de los Gitanos. También a Conchi Ríos, una de las protagonistas del cartel taurino, en la enfermería del coso.

Conchi Ríos triunfó en el primer novillo de la ganadería Pilar y Tomás Entero pero resultó herida por el segundo de su lote. Según el parte facultativo sufrió una herida por asta de toro de 7 centímetros con trayectoria ascendente a la altura de la rodilla en la cara interna del muslo izquierdo que afecta al tejido subcutáneo y una contusión en el codo izquierdo pendiente de estudio radiológico. Aunque el pronóstico del médico fue leve salvo complicaciones la novillera tuvo que suspender una corrida prevista para ayer domingo. Su intención es reaparecer el próximo sábado en la Feria de Murcia, su tierra.

Una de la División Azul y Raphael

Las motos protagonizaron la mañana del sábado. La tercera edición de la Reunión Motera volvió a concentrar a muchos moteros, aficionados y curiosos en la plaza del Padre Vallet bajo un sol de justicia -que bien vinieron las gorras del kit motero- y al ritmo de los Taytantos. A la buena sombra del auditorio del Nuevo Centro Cultural la Montesa, la Vespa y la de la División Azul disfrutaban del espectáculo.

Aunque para espectáculo el de la quedada generacional. La gran noche del pop español lo fue aunque comenzó flojita. De público y de música. Pero con el paso de las horas y el concierto de Un pingüino en mi ascensor la cosa se fue animando. Resulta que los Semilla Negra guardaban los grandes éxitos -bailables y cantables- para después del concierto. Y nosotros sin enterarnos. Cuando lo hicimos era demasiado tarde y ya nos habíamos perdido alguno saludando a quienes imaginaron la quedada o hablando con amigos que vemos de año en año. Para el que viene más temas míticos de los ochenta en directo y si puede ser hasta las cuatro. Que irse a casa a las tres no apetece. Ah! y una lista de éxitos a interpretar sometidos a votación en la web del Ayuntamiento meses antes. Que alguno se quedó con las ganas de escuchar algún temita de Héroes del Silencio, Los Pecos o Los Nikis. Que no estuvo mal escuchar a Rocío Jurado por Raphael pero por pedir...

 

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios