www.enpozuelo.es

Pozuelo, una ciudad para comérsela

jueves 14 de marzo de 2013, 08:41h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

¿Y si al recuperar la tradición del tapeo convertimos Pozuelo en un referente del noroeste madrileño? El planteamiento lo hace Javier Gándara, director del restaurante Dehesa Santa María, que califica Pozuelo de Tapas como un gran acierto. No es el único.

Las jornadas protagonizadas por delicias en pequeño formato nacieron para dar a conocer la extensa y rica oferta de la ciudad. Pozuelo es desde hace décadas un auténtico reino de la gastronomía. El barrio de Húmera y la urbanización La Cabaña eran conocidos en toda la región por sus restaurantes. Algunos con amplios jardines o patio -hoy desaparecidos- se especializaron en celebraciones familiares.

Con el nacimiento de la Avenida de Europa, la oferta hostelera de Pozuelo creció en número y variedad. Al calor de los restaurantes tradicionales surgieron nuevas propuestas procedentes de Asia, Italia o Argentina que pronto conquistaron a los vecinos de toda la vida y a los recién llegados a una nueva ciudad dentro de la ciudad.

Y cuando el conocido como barrio de Europa estaba consolidado a nivel residencial, comercial, hostelero y urbano -con paradas de metro ligero oeste- llegó el origen del actual Pozuelo de Tapas. En noviembre de 2009 la Concejalía de Desarrollo Empresarial, en colaboración con la Asociación de Jóvenes Empresarios de Pozuelo y la Cámara de Comercio de Madrid, celebra la primera Degustación de Miniaturas Gastronómicas en la que participan 17 restaurantes de diferentes zonas de Pozuelo. Entre ellos La Americana con la delicia denominada Base de morcilla de Burgos con Manzana Reineta caliente y Huevo de Codorniz.

Feria de Gastronomía

El restaurante La Americana es un clásico en Pozuelo. Abría sus puertas a escasos metros de la estación de Cercanías hace tres décadas. Luego se trasladó a la vía que homenajea a un médico de pueblo y desde hace unos años Julián Pardo, el alma mater, y su familia continuan la tradición en un local de privilegiada terraza en la calle San Juan de la Cruz. También la de participar en las jornadas de la miniatura. Julian Pardo Jr. considera que la iniciativa es positiva en todos los sentidos y la mejor manera de dar a conocer la gastronomía local aunque reconoce que este año el clima no ha sido un buen aliado.

Sus Patatas Revolconas con Ibérico no se han pedido tanto como las Migas del Pastor, tapa con la que participaron en noviembre del año pasado. Claro que entonces hizo mejor tiempo y los vecinos se animaron a recorrer diferentes lugares de Pozuelo en busca de sensaciones culinarias.

Y hablando de recorrer... A Julián le encantaría -dice que lo ha hablado con su padre- que Pozuelo de Tapas se convirtiera en una Feria Gastronómica para que los amantes del pequeño bocado no tuvieran que desplazarse de un lugar a otro. Dice que se podrían habilitar puestos homologados en la plaza del Padre Vallet y aledaños -como se hace con el Mercado Medieval- para que los participantes ofrecieran su creación y dieran a conocer su oferta. "Además de zona de tapeo sería un lugar de encuentro y nos visitarían vecinos de los pueblos de alrededor".

Javier Gándara, director del restaurante Dehesa Santa María, comparte con Julián la idea de aprovechar la gran aceptación de Pozuelo de Tapas para consolidar la actividad e incluso potenciarla para convertirla en un referente del noroeste madrileño. Cree que con las jornadas se ha recuperado una tradición que se estaba perdiendo y se ha generado mayor actividad hostelera. "Es un gran acierto y en nuestro caso particular que llegamos hace nueve meses nos aporta un tráfico de nuevos clientes que de esta manera nos conocen y prueban nuestras tapas".

La fórmula mágica

Para María del Mar Merino, reponsable de eventos de La Montanera, las jornadas gastronómicas organizadas por el Ayuntamiento son la mejor fórmula para promocionar la actividad hostelera de la ciudad. Tanto es así que dice que podrían ser cuatro en lugar de dos las ediciones anuales de Pozuelo de Tapas; una por cada estación del año para homenajear a los productos de temporada. El restaurante ha incorporado a su Rincón del Tapeo las propuestas con las que ha participado en años anteriores. La primera vez lo hicieron con Salmorejo Cordobés con Jamón y desde entonces han acudido a todas las convocatorias consiguiendo en una de ellas un récord absoluto de ventas: 1.200 Hamburguesitas de Rabo de Toro. Ahora esa delicia está en su carta como el Piquillo de Navarra relleno de Rabo de Toro de la reciente edición que pronto tendrá un mellizo relleno de Gambón.

Pero hay restaurantes que crean tapas en exclusiva para las jornadas como Oharas Iris Pub & Restaurant. Su encargado, Alín, asegura que es una forma de acercarse a un público nuevo que no se plantea la posibilidad de probar una tosta en un irlandés y menos de Alma de Cocido.

Los hosteleros están contentos y ¿los clientes? A pesar de la lluvia vecinos de todas las edades, en familia, pareja o con amigos se animaron a recorrer los restaurantes inscritos en Pozuelo de Tapas. Con la revista municipal o consultando en la pantalla del móvil el listado de locales participantes diseñaron su particular ruta del tapeo. Vecinos como Jesús Gironés, responsable de exposiciones de El Foro de Pozuelo. "Me parece muy entretenido, una disculpa para conocer sitios nuevos y tapas nuevas. La única pega: algunos locales estaban cerrados el domingo y nos quedamos con las ganas. Me encantó un rollito relleno que no era el más sofisticado pero... Y acabar con una tapa dulce fue un acierto".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios