www.enpozuelo.es

Los veranos de Pozuelo

jueves 18 de julio de 2013, 08:28h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Mañana comienza uno de los ciclos favoritos para quienes se quedan en la ciudad por vacaciones. Cada fin de semana varios planes diferentes para todos los públicos. Un lujo a coste cero que arranca con una propuesta para los más pequeños en la plaza de la Coronación.

Divertida y didáctica. Porque Cantatoo es un proyecto de diversión saludable en el que trabajan educadores, músicos y un equipo técnico con un objetivo común: crear contenidos adecuados, atractivos y útiles para los niños. Alberto Frías, Andrea de Pablos, Pablo Torres y sus músicos protagonizan un espectáculo fresco y desenfadado repleto de canciones de ayer, de hoy y de siempre -A mi burro, Había una vez un barquito chiquitito, Debajo un botón...- en versiones renovadas para peques de todas las edades.

Carmen Paris llega a Pozuelo el sábado con su nuevo trabajo bajo el brazo y acompañada de Iván "Melon" Lewis -piano-, Toño de Miguel -bajo-, José San Martin -batería-, Manuel Machado -trompeta-, Tony Molina -trombón- y Ramón Callejas -saxo tenor-. En Ejazz con jota la artista aragonesa se quita el corsé y da rienda suelta a la fusión y reivindicación de las músicas del mundo como partes de una única universal. Y como el amor y la creatividad pueden sintonizar y hacer bailar con armonía dos formas tan diferentes -a priori- como la jota y el jazz. Las canciones de este proyecto que comenzó a gestarse en 2011 plasman la experiencia vital y la percepción del mundo de la cantante con música y letras propias y del cancionero popular. El de La París es uno de esos conciertos para no perderse.

Tampoco la Caperucita Roja de Tropos Teatro de Títeres. Todo comienza con Flop haciendo bizcochos, tartas y pasteles y un nota de su madre cerca de un plato de galletas, prosigue con el cuento de una niña desobediente y termina con moraleja. El domingo a las ocho y media en el parque El Torreón para que al terminar, si te has quedado con ganas de más, subas un poquito la cuesta hasta el Auditorio, te acomodes en una de sus cientos de sillas y disfrutes con la cuarta entrega de La Edad del Hielo salpicada de intrigas bucaneras. Y un consejo: no olvides la chaquetita.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios