www.enpozuelo.es

Los Mayos recorren Pozuelo

viernes 11 de mayo de 2012, 09:29h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

La asociación cultural La Poza ha recuperado una tradición perdida en las primeras décadas del siglo XX denominada Los Mayos. O rondas nocturnas que recorrían Pozuelo a ritmo de música, coplas y versos de amor.

Aunque se celebran en muchos rincones de España las formas de festejarlos son muy diferentes. En Pozuelo se celebraron durante décadas, en la primera mitad del siglo pasado, la noche del 31 de abril al 1 de mayo. Por entonces, los mozos del pueblo salían a rondar a las mozas que pretendían a sus novias. Con el tiempo las muestras públicas de cariño se ampliaron a esposas, madres, hermanas o hijas.

El ritual consistía en que los hombres acompañados un grupo de músicos se apostaban en mitad de la noche bajo el balcón o la ventana de la agasajada. Alzaban su voz y como felices "Romeos" improvisaban versos a sus "Julietas". Casi siempre se ceñían a una misma partitura musical que tenía una estructura parecida a una jota. Si la mujer al oír la música encendía la luz de su alcoba la ronda era bienvenida y se la invitaba a pasar a la casa donde se les ofrecía de comer y beber. Si, por el contrario, la luz permanecía apagada, el hombre sabía que su declaración no era bien recibida.

La asociación Cultural LA POZA ha recuperado esta entrañable fiesta que en otro tiempo llenaba las calles dormidas de Pozuelo de música y risas. Sus gentes han adaptado la ronda a los tiempos que corren personalizando como antaño las estrofas con los nombres de rondadas y rondados. Hoy como ayer viene mayo, florido y hermoso, para que las mozas bailen con los mozos (...) si quieres saber la ronda quien la ha traído, te la ha traído La Poza que te quiere con delirio.

Ruta de la bandurria

En compañía de la orquesta de pulso y púa El Paular varios miembros de "La Poza" recorrieron la otra noche el Pueblo y la Estación para rondar a vecinos y vecinas de todas las edades. Primero a Carmen en la Avenida de las Huertas y a Pilar y a Mari Carmen junto a la fuente que da nombre a la asociación. Las tres se asomaron, cantaron y obsequiaron a músicos y coro con dulces. Después a Julia, una simpática nonagenaria que no pudo resistir la tentación de recordar viejos tiempos y salió de casa para echarse un bailecito con la ronda. Luego acudieron a la ventana de Juani que agradecida por la visita regaló a la comitiva una botellita de licor.

En la plaza del Padre Vallet el grupo hizo una parada para rondar al concejal de UPyD, José Antonio Rueda y a la concejal de Izquierda Unida, Maite Pina que disfrutaban de la velada en una cervecería de los soportales. Los músicos aclararon las gargantas cortesía de los rondados. Después sacaron a las hermanas Mimi y Maru a su balcón cerca de la iglesia y tomaron el autobús rumbo a casa de la concejal del PSOE Vania Bravo. Que no tenía ni idea de lo que la esperaba. La sorpresa fue mayúscula cuando llamaron al timbre pasada la una de la madrugada. Vania reconoce que fue una noche especial, un bonito detalle y que guardará un recuerdo inolvidable de coplas, palmas, música y voces. Y desde aquí aprovecha para dar las gracias a quienes lo hicieron posible.

La que debía ser la última parada de Los Mayos sacó de la cama a Angelines cerca del Cerro de los Gamos. Tras la visita el grupo regresó al pueblo y terminó la fiesta en casa de Leo con entremeses y quitapenas cortesía de María Teresa Gallego. Los Mayos terminaron a ritmo de jotas y pasodobles. Eran las 3:30 A.M.

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios