www.enpozuelo.es

Gabriel y Mariana, protagonistas de las Fiestas de Pozuelo

lunes 07 de septiembre de 2015, 07:00h

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Los gigantes han regresado a Pozuelo. Mientras se preparaban para el momento histórico los integrantes de peñas y bandas acompañados por socios de la Casa de Extremadura tomaban posiciones al comienzo del pasacalles. Con peluca y tutú alguno correteaba por delante de astados inofensivos y los personajes de La Sirenita se abrían paso al final de la comitiva. Justo donde el caballito de mar tocaba el tambor de La Unión y Las Domingas, con sombrerito de majorette, practicaban twirling.
Este año las fiestas en honor a la Virgen de la Consolación han comenzado con varios guiños al pasado. La llegada de Mariana y Gabriel ha sido un acontecimiento. Quien sabe si el del año tras verles bailar Los Nardos y la Jota del Rondón de San Seabastián. Ahora forman parte del vecindario. Miguel Sanchidrián fue el encargado de contarnos su historia a la que hemos tenido acceso gracias a la Cronista de la Villa -María Esperanza Morón- y la alcaldesa, Susana Pérez Quislant, de darles una bienvenida por todo lo alto desde el balcón del centro cultural Padre Vallet.

Debajo Aitor Calleja contemplaba con sorpresa y alegría la gran acogida a sus creaciones. A pesar de su juventud lleva diez años haciendo gigantes -de sus manos han salido unos cuarenta- pero confiesa con sonrisa norteña que ninguna pareja ha sido recibida como la de Pozuelo. Quizás porque son dos obras de madurez. Eso dice el muchacho. Y no ha cumplido los treinta.

Quien los ha cumplido es Paco de Benito. Aunque disimulaba con sus gafas Be Irreverent cedidas por el responsable de la firma que, como el ganador de Pasapalabra, jugaba al baloncesto en Pozuelo antes de tocar con su grupo en las Fiestas Patronales. El pregonero preparó con cariño un pregón que finalizó con el rosco de Pasapalabra. La idea era animar a los vecinos a participar pero al dejar la parte más entretenida e interactiva para el final la intervención se hizo un poco pesada.

Después La Lira cambió de tercio y tras su actuación salieron al escenario las Sweet California que fueron recibidas con gritos y aplausos. La plaza estaba hasta la bandera de adolescentes deseosos de ver a su girlband en directo. Luego la marea festiva se disolvió en dirección al Camino de las Huertas para contemplar un castillo de Fuegos Artificiales que cada vez se parece menos a una fortaleza.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de En Pozuelo

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.