www.enpozuelo.es
Edición 6    18 de enero de 2019

Personalidades

No pertenece al cuerpo diplomático pero cuando se sienta al piano a interpretar música de compositores españoles transforma las notas en pasaporte. Dice que Albéniz o Falla viven y representan nuestra esencia. Esa que pasea por el mundo. Sin olvidar que sus raíces -también las musicales- están en Pozuelo.

La ilustre persona que ha dado nombre a una calle de Pozuelo próxima al límite con Aravaca marcó un antes y un después en la historia de la farmacología española.

Miguel Carnero asegura lo mismo que cantan los Celtas Cortos. Que ya no queda casi nadie de los de antes. Lleva dos décadas montando chiringuitos en las Fiestas Patronales. Todo un logro teniendo en cuenta que no se dedica a la hostelería.

Natalia Nombela ha convertido su pasión en forma de vida. En vísceras y emociones fuertes que lo han removido todo por dentro. Y que en la calma, tras la tempestad, se refleja en cuadros de un realismo ardiente en deseos de trascendencia. Ah! también sale en el último video clip de Garage Jack.

Lo suyo fue una revelación. Tenía diecisiete años y era alumno de un taller de teatro. Su director, Adolfo Simón, le propuso presentarse al casting de Caricias. En el ensayo vio la luz. Han pasado veinte años, algunos en Pozuelo, y muchos personajes. El último busca a un hijo puta sin sombrero en el Príncipe Gran Vía.

Aunque nació en 1866 en el pueblo toledano de Guadamur toda su vida discurre en Madrid. Hijo de Fabián y Engracia, labradores modestos, compartió con su único hermano, Pedro Gregorio, la afición por las letras.

Félix Granizo nació el 31 de marzo de 1929 en una casa pegada al Callejón de las Siete Chimeneas. Tiene una memoria privilegiada y unas manos capaces de producir 270 sillones en miniatura en cuatro años.

0,25