www.enpozuelo.es
Edición 6    18 de enero de 2017

Pozuelo en Blanco y Negro

¿Sabes por qué una calle de Pozuelo de Alarcón lleva el nombre de Portugalete? Según algunas fuentes tiene que ver con la mujer que aparece en la fotografía tomada a comienzos de los años cuarenta del pasado siglo en su ciudad natal. Otra versión la relaciona con el lugar de procedencia de la familia Gandarias propietarios -antes que la inmobiliaria Charra- de la finca sobre la que se dibujó el trazado.
El Servicio Militar Obligatorio desapareció en el año 2001 pero durante décadas los varones españoles cumplieron con la patria. Los objetores de conciencia realizaron la prestación social sustitutoria y hubo quien no hizo la mili porque pidió prórroga por estudios.
El 6 de noviembre de 1959 el Pleno del Ayuntamiento de Pozuelo decidía premiar servicios prestados por el médico del pueblo, tras 35 años en el ejercicio de su cargo, poniendo su nombre a la calle que nacía a pocos metros de su casa-consulta y que hasta entonces se denominaba Valdenovillos.
Aquel día de Fiestas Patronales hacía un calor sofocante en Pozuelo. Como el que estamos viviendo ahora. Simona Hernández y sus amigas decidieron combatir los últimos coletazos del verano de 1952 con sandía.
El diccionario de la Real Academia Española define tómbola como rifa pública de objetos diversos, generalmente como negocio de feria o con fines benéficos. Hace cuatro décadas el 25 de julio se organizaba en Pozuelo una tómbola que despertaba el interés de vecinos y forasteros ¿Quiéres saber dónde?
Antonio Benítez sonríe a la entrada de su casa bajo una espesa barba. Junto a su esposa Antonia Ruiz que está sentada en una butaca de mimbre sobre la que se apoya su hija María. La vivienda sigue en pie. Es la única que queda de una hilera de hotelitos levantados en los albores del siglo XX. Si pasas por la calle María Benítez fíjate en el número 10. Es el escenario de la fotografía que acompaña este Pozuelo en Blanco y Negro.
Carmen y Joaquina Fernández Golfin Montejo pasaron muchos estíos en Pozuelo. Veraneantes de clase alta se entretenían como las muchachas de su época y de su estatus; tocando el piano, leyendo y paseando por los jardines de la propiedad que su padre heredó de Clementina Larragán, su primera esposa, en la calle Méndez Nuñez.
Manuela Rodríguez Maganto había salido a dar un paseo por el barrio con su sobrino. En la plaza del Gobernador con la cafetería Iris al fondo hizo una parada y posó para el fotógrafo. Era 19 de julio de 1947.
Existe un Pozuelo de Alarcón en blanco y negro. Fotografías, documentos, postales con retrato, imágenes y recortes de prensa... trocitos de historia de un pueblo y sus moradores -aldeanos o veraneantes- convertido hoy en gran ciudad. Son pequeños tesoros fruto de una apasionante investigación periodística. Algunos aparecieron hace más de una década acompañando vidas y milagros y otros jamás se han publicado. Ahora ven la luz a través de Pozuelo en Blanco y Negro; una nueva sección que tiene mucho que ver con el deseo de compartir el pasado. Ese ayer al que, desde enpozuelo.es, nunca hemos dejado de asomarnos.

0,390625